25 may. 2016

La no expulsión de Mila Ximénez sería injusta para todos

Yola Berrocal, Mario D’Amico, Mila Ximénez y Víctor Sandoval se enfrentan a la expulsión del próximo jueves, en la que sólo uno de ellos abandonará la isla para enfrentarse a un televoto con Yurena y Miriam. Llegados a este punto del concurso, en el que ya ha pasado el proceso de adaptación, considerarían injusta cualquier combinación propuesta, que no fuese la salida directa de Mila del concurso.

Estoy cansado de escuchar, reiteradamente, las quejas de Mila por estar en “Supervivientes”. Desde el primer día ha estado amagando con su abandono, sin llegar a hacerlo nunca efectivo, y para colmo, ahora ha llegado a pedir a los espectadores, entre lágrimas como siempre, que la echen, aunque a mí no me termina de resultar convincente…

No soporto que todo lo que haga Mila sea justificable, que cada vez que mueva un dedo sea aplaudido como si hubiese hecho una obra maestra y que se solapen sus errores para intentar salvarla diciendo que tiene que haber dentro alguien que maneje el movimiento de las tramas… ¿En serio? ¿Qué tramas? Si al margen de su drama personal, en los momentos que ella se ha entrometido lo ha hecho de forma artificial y sobreactuada, eliminando toda la realidad del reality, o tratando de recabar contenido que pudiese emitirse en “Sálvame”, en vez de preocuparse por el propio concurso en el que está participando en este momento.

A cualquier otro concursante que, con tanta insistencia, hubiese demostrado su deseo de abandonar y hubiese pedido al público su expulsión, se le estaría machacando. Ella misma lo ha hecho, por ejemplo, con Anabel Pantoja por dar algún nombre, ya que la lista sería bastante larga.

Ayer, Mila fue incapaz de realizar la prueba, sin embargo, se dijo que el equipo fuego se había dejado ganar porque ella tenía vértigo. No es así, no se dejaron ganar, simplemente no pudieron hacer la prueba porque Mila lastra al equipo y les fue imposible continuar adelante, no fue una cesión de victoria sino una imposibilidad de continuar.

No tiene ningún sentido que se justifiquen los errores de Mila como concursante haciendo alusión a su edad. Quizás esté más limitada a la hora de hacer determinadas pruebas físicas, pero no para trabajar en la supervivencia diaria, en la búsqueda de alimentos, en el mantenimiento del fuego, en las labores de cocina y en la fuerza psicológica, entre otras cosas. Mila no es la primera concursante de una edad avanzada que participa en este concurso, hemos visto a otras personas de edades similares a la suya que han llegado muy lejos en este concurso y fueron capaces de presentarnos un gran concurso e, incluso, ganarlo.

Tampoco me puedo callar en decir que me parece absolutamente fuera de lugar la posición que está tomando Jorge Javier Vázquez ante la edición. Entiendo que él sea amigo de Mila pero tiene que demostrar un rigor con su puesto como presentador del reality y un respeto para el resto de participantes, porque su posicionamiento es descarado y, ayer mismo, en “Sálvame” se enfrentaba hasta a una señora del público para defender a la CONCURSANTE, y destaco lo de concursante porque es lo que es Mila en “Supervivientes”, una concursante más del programa que él presenta, donde hay más concursantes que deberían tener las mismas oportunidades de juego sin la influencia interpuesta del conductor del programa.

La no expulsión de Mila sería injusta para Mario, que es uno de los más trabajadores del grupo y uno de los que más demuestra querer continuar luchando por sobrevivir, por superar retos y por avanzar en el juego.

La no expulsión de Mila sería injusta para Yola, una concursante con un corazón enorme, que nos entrega su alma y comparte con el espectador todas sus inquietudes, quien tiene que aguantar constantes desprecios por parte de sus compañeros de forma inmerecida, y que demuestra pasión por cada momento que vive en el programa.

La no expulsión de Mila sería injusta para Víctor, que a pesar de ser dramático y haber manifestado en alguna ocasión su deseo de abandono, es uno de los que más agradece el apoyo que le está demostrando la audiencia con cada salvación y saca ganas para superarse y entregar lo mejor de sí mismo al público que ha puesto su confianza en él.

La no expulsión de Mila sería injusta para Yurena y Miriam, que hacen uno de los tándems más surrealistas y divertidos de la historia de los realities, aportándonos momentos en los que nos es imposible no soltar carcajadas, superando sus miedos y dando espectáculo.

La no expulsión de Mila sería injusta para todos los aspirantes que quedaron en la reserva del concurso, y tienen que ver cómo el lugar que ellos podrían haber ocupado lo está utilizando una señora para ser mantenida por el grupo y estar quejándose sin medida de cada dificultad que le presenta el concurso.

La no expulsión de Mila sería injusta para Mila, porque ella misma está dejando su imagen pública bastante afectada y, los que la quieren, deberían abogar por sacarla del programa antes de que quedase mucho más perjudicada.

Y, ante todo, la no expulsión de Mila sería injusta para los espectadores, que tenemos que sufrir al ver cómo es protagonista una concursante que no quiere estar allí, que su desidia es la definición de su paso por el concurso, que su drama supera al de Geno en “Operación Triunfo”, que protegen y justifican hechos que no deberían permitirse y que elimina al reality la verdad que debería poseer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario