18 feb. 2016

Entrevista a Quique Ramos: "Gran Hermano sin Mercedes Milá ganaría en neutralidad"

Es oncólogo y médico de familia, y se presentó a Gran Hermano con el único objetivo de ver cumplido su sueño de participar en un reality del que siempre ha sido fan. Vio cumplido su deseo, al entrar a concursar en GH 16 con el secreto de ser experto en Gran Hermano, experiencia que me confiesa que repetiría, no por fama ni dinero, sino por revivir su sueño, a pesar de algunas decepciones que también se ha llevado. Hoy, Hablamos de Tele con Quique Ramos.

¿Qué te llevó a presentarte a Gran Hermano?

Me presenté a Gran Hermano por el único y sencillo motivo de ser un fanático empedernido de lo que era este formato de programa. Digo era, porque a mi parecer han cambiado muchas cosas de lo que era Gran Hermano en esencia. Me presenté por ilusión, frente a otros concursantes que lo hicieron por interés. Me presenté por sueño, por poder pisar el suelo que otros ya habían pisado, por conocer al Súper, por respirar el aire serrano de Guadalix… para vivirlo.

Cuéntame alguna anécdota del proceso de casting. ¿Cómo lo viviste? ¿Qué consejo le darías a la gente que quiera presentarse en futuras ediciones para enfrentarlo?

La mejor anécdota que puedo contar fue la que se dio en la ansiada llamada que esperaba para confirmar, o no, mi entrada en GH 16. Al principio me hicieron creer que había quedado reserva, pero luego me dijeron que era broma, que entraba en la casa. Fue un momento inexplicable, una mezcla entre subidón, “amnsiedad”, ilusión y miedo.

Mi proceso de casting lo recuerdo como algo muy bonito. Recuerdo cuando fui al presencial de Sevilla y me encontré con cientos de personas, jamás imaginaría que estaría entre los concursantes de GH 16. Fue la primera vez que me presenté, a pesar de mi fanatismo, y cada casting lo vivía como si fuera el último, intentaba disfrutar de cada uno de los momentos que me brindaban esas situaciones. No había cansancio, ni me faltaban las esperanzas; pero debo reconocer que todo salió a pedir de boca, fue como si todos los planetas se alinearan a mi favor. Lo conseguí.

A todas aquellas personas que se van a presentar para la próxima edición, el mayor de mis consejos es que sean ellas mismas. No inventéis personajes o llevéis personalidades al límite, sed vosotros y, sobre todo, disfrutad de cada uno de los momentos que viváis en los castings como si fuera el último.

G.H. 16 ha sido la edición de los secretos, y el tuyo era que eres experto en Gran Hermano. ¿Cómo llevaste ocultarlo? ¿Y descubrir el de tus compañeros?

Lo llevé muy mal, porque ocultarlo implicaba que no podía expresar mi ilusión al vivir momentos que durante 15 años había vivido por televisión. No podía mostrar alegría, ni hablar de lo que pensaba. Solo tuve una semana para hacerlo después de que se desvelara mi secreto hasta que salí expulsado, creo que eso me afectó. Tengo que reconocer, además, que al principio me parecía un secreto fácil de ocultar y no implicaba ningún hándicap a mi estancia en la casa. Lo que no llegué a pensar es que luego se volvería en mi contra, cuando se me puso en el disparadero al decirse que era tan fan que podía estar haciendo estrategia desde el primer momento sin importarme nada mis compañeros. Eso me perjudicó mucho, y fruto de esa idea que minó la cabeza de mis compañeros me vi, en parte, obligado a salir a la palestra y a que se desarrollaran los acontecimientos tal y como lo sabéis.

En relación al secreto de mis compañeros, he de decir que sabía el de muchos, pero no quise desvelarlos al pertenecer a mi “biblioteca”. No quería que ellos perdieran puntos que a todos nos servían para nominar a la gente que menos queríamos dentro de la casa. El único que desvelé fue el de Marta, ya que estaban casi todos descubiertos y luego no me ha importado, con el tiempo, hacer lo que hice; primero porque Marta nos lo contó sin más y segundo porque es una persona que me ha decepcionado fuera. Ahora entiendo a muchos de mis compañeros cuando decían que no la tragaban.

Antes de que a la audiencia se nos revelase que tú eras el experto, se dijo que era una persona que había visto G.H. en varios países y había realizado estadísticas que le permitían conocer las claves para ganar el programa. ¿De qué consta este estudio que, en teoría, tú has hecho de GH y por qué no te funcionaron esas claves para ganar?

Eso fue una media verdad. Reconozco que he visto Gran Hermano de muchos países de habla hispana y no hispana. Es más, en aquellos a los que no podía acceder a los vídeos, veía el minutado de los mismos para enterarme periódicamente de lo que pasaba. He de reconocerlo, era muy fan. Lo que no estoy de acuerdo es cuando se dijo que yo tenía las claves para ganar. Lo único que dije fue que mi mayor estrategia sería hacer partícipe al público de todos mis movimientos, algo que hice día a día, cada vez que iba al confesionario. Otra cosa es que no se me diera el tiempo en resúmenes y programas para que saliera esa información, a diferencia de otros concursantes que llenaron más minutos, a veces sin contenido que destacar.

No tardé en darme cuenta, que a pesar de que tú puedas llevar una idea desde el exterior; la casa, el aislamiento, las diferentes personalidad de los concursantes….; todo eso, hace que lo que lleves pensado desde fuera se te derrumbe desde el minuto uno. Por todo eso, hace que tu persona, al menos hablo por mí, te sorprenda hasta a ti mismo, durante la estancia en la casa. Eso sí, sin contar las personas que usan este reality como trampolín para luego tener bolos y salir por la tele vendiendo humo e historias falsas, que luego otros compran. Esas personas que UTILIZAN a Gran Hermano, no son tal cual son, inventan un personaje que luego se acaban creyendo ellos mismos.

Por todo ello aconsejo, a los que se presenten a Gran Hermano que sean ellos mismos y sobre todo que no usen este reality que tanto amé para beneficios propios; así conseguiremos volver a la esencia desvanecida de lo que este programa fue en sus comienzos. Además, siendo ellos mismos, conseguirán no solo entrar en el programa sino también ganarlo.

El motivo por el que no gané es multifactorial. Parece ser que todo lo que decía en los confesionarios no llego a salir, se castigó la educación, el saber convivir, el respeto, el saber estar… todo aquello que la sociedad incita a potenciar, en esta edición se castigó. Frente a vídeos, contenidos y opiniones de “expertos” no puedes luchar, y menos desde una casa donde estás aislado sin poderte defender.

Decías que tu estrategia era compartirlo todo con la audiencia. Esta teoría está muy bien pero, viéndote, a mí me faltaba una parte para entender en este concepto, porque para compartir tu estrategia con la audiencia primero tiene que existir una estrategia. Dicho esto, te pregunto: ¿Cuál era tu estrategia?

Mi estrategia, fuera a parte siendo la idea principal la de compartir todo con la audiencia como bien dices, era que no tenía estrategia. Quería improvisar a medida que avanzara el programa. En las primeras semanas no debía hacer nada, siempre hay personalidades muy marcadas que desde los primeros días destacan. Esas personas que destacaran para mal serían expulsadas por la audiencia a la primera de cambio, tal y como sucedió con Maite, por ejemplo. Cuando la convivencia resaltara a otros, mi intención era pertenecer a un grupo grande para poco a poco ir eliminado al pequeño y con los que menos congeniara. Por último y si salía bien, el grupo grande en todas las ediciones se acabaría rompiendo, ahí era donde tenía que unirme a los que considerara fuertes y poco a poco aguantar hasta donde pudiera.

Esa era mi intención, pero como he dicho antes, es imposible usar esa frialdad cuando estás dentro. Además, es imposible luchar contra los elementos. He de reconocer que desde el primer momento y por las características de mis compañeros, sabía que no iba a ganar. Una idea que no se me apagó desde que entré fue la de disfrutar y vivir aquello; así lo hice, disfruté como ninguno aunque no saliera por la tele. Como decimos por el sur “que me quiten lo bailao”.

Comentaste en tu Debate que tu relación con Marina, por tu parte, era simplemente de amistad pero que si la convivencia hubiese continuado, quizás, ella sí podría haber desarrollado sentimientos mayores por ti. ¿Cómo hubieses administrado el que te revelase abiertamente estos sentimientos dentro de la casa?

Me equivoqué en lo que dije y desde aquí quiero pedir perdón a mi HERMANA Marina. Solo fue el inicio de una amistad que durará para siempre y jamás en la vida se habría planteado la situación que me planteas. Ella, es alguien muy especial para mí y junto a mi otra HERMANA, Carolina, son unas de las mejores personas que me llevo para siempre y por lo que estoy muy contento.

En la casa se necesita apoyo, más del que creía. Para mí, Marina y Carolina entre otros, me ofrecieron ese apoyo que necesitaba y que tanto les agradeceré para siempre.

Algo que se te criticó, respecto a las nominaciones, es que si querías salir nominado te quedases la inmunidad la primera semana que la encontraste, y que en la segunda ocasión salvases a Han pero la semana siguiente quisieras nominarlo. Responde un poco a estas críticas y dime, ¿si Mercedes Milá no te hubiese recordado, en directo, tu deseo de enfrentarte a Suso hubiese tomado la misma decisión? ¿Te sentiste presionado para tomar la decisión que tomaste o tu idea era firme?

Sí, si Mercedes Milá no me hubiera lanzado ese órdago o no me hubiera puesto entre la espada y la pared, me hubiera salvado, ya que se hubieran presentado más ocasiones para que se diera la situación de enfrentarme con Jesús. Me sentí muy presionado a la hora de tomar esa decisión. Me sorprende cómo me lo planteó Mercedes, ya que esa idea de exponerme con Jesús la manifesté hacía mucho tiempo. Me hace gracia como esa información si tuvo relevancia y otras cosas que dije y manifesté en el confesionario cayeron en saco roto.

Es evidente que a Mercedes no le caía bien, muestra de ello fue que se tiró al suelo del plató cuando conseguí, por segunda vez consecutiva, la inmunidad con el disco de Pablo López. Eso hizo que se juntaran el hambre con las ganas de comer.

Por cierto, como planteé cuando salí de la casa. Me arrepiento de no salvarme a mí mismo, pero me arrepiento mucho más de salvar a Han, no se lo merecía. Me parece una persona manipuladora, egocéntrica, falsa y oscura. Me quería nominar por las espaldas, y por delante todo muy bien. Perdí 10 kilos mientras el engordaba 7 e hizo comentarios que, hoy en día, me siguen tocando la moral. Desde aquí quiero decirle, además, que no me creo nada de lo que dice y hace, “lo suyo es PURO TEATRO”. Y para sus defensores, sí, salí mucho antes que él, pero lo que he disfrutado dentro y fuera no me lo quita nadie, ni siquiera las críticas.

Precisamente con Han se vio en ti una gran decepción tras salir de la casa, llegando a explicar que te arrepentías de haberlo salvado, como me acabas de comentar. ¿Qué te sucedió, exactamente, con él para que tuvieses un cambio tan radical de actitud?

Como he explicado antes, me llevé una decepción con él al salir de la casa. No es para nada como él se vendía, y más que decepción, sentí rabia al ofrecerle su salvación antes que la mía. Si es verdad que yo no iba a ganar, pero me hubiera gustado salvar a otra persona que no hubiera sido él. Salí de mi sueño de estar en GH por salvarlo a él. Es cierto que lo hice, en parte, por estrategia para lavar mi imagen de estratega que Mercedes vendió de mí en una de las galas de los jueves; pero también lo salvé porque era él y porque dentro de la casa lo apreciaba y lo sentía como un amigo que pasó a ser “Hamigo Berdadero”. Si tuviera que salvar a alguien de nuevo, porque Mercedes me pusiera otra vez entre la espada y la pared, no salvaría a nadie, y si no me quedara más remedio, salvaría a Amanda que fuera de la casa me ha demostrado que es una mujer estupenda, al igual que Raquel.

Analizando tu concurso, uno de los fallos que yo detecté fue tu fijación por echar a Suso, cuanto antes. Un ganador debe tratar de mantener a su enemigo dentro de la casa para poder vencerlo antes de que el espectador ejerza su veredicto. ¿Por qué tenías esa necesidad de que fuese expulsado, y no decidiste enfrentarlo tú dentro?

Porque la convivencia con él era insoportable, más de lo que se pueda ver desde fuera. Hay que imaginar que son 24 horas. Llegó un momento que era o él o yo, no podía soportarlo más. Además, pensé que la audiencia que veía el programa castigaría la mala educación, la falta de convivencia, el trato hacia las mujeres, la violencia hacia compañeros, los comportamientos lamentables hacia la audiencia y la falta de respeto hacia el programa cuando decía cosas como “Gran Hermano es un circo”. Será un circo para ti, pero ahora bien que quieres pertenecer a este espectáculo, ¿por qué será?

Analizándolo fríamente ahora, tienes razón, debería haberlo tenido a mi vera y poco a poco ir terminando con él. Ideas tenía para hacerlo, algunas más crueles que otras, pero me pudo la impaciencia y su cara de verlo todos los días. Muestra de que no fui con ningún papel, era Quique en estado puro.

A pesar de tus errores, pienso que merecías haberte quedado en la casa porque tu pasión por el concurso y tus ganas de jugar nos acercaban al Gran Hermano más inteligente, en el que hay que descifrar las estrategias y entender a los concursantes. ¿Si te diesen la oportunidad de regresar al programa, aceptarías? De ser así, ¿en qué cambiarías?

Por supuesto que aceptaría, es más, me conformo con que me dejaran en el apartamento de la repesca. Sería feliz igualmente.

Lo que cambiaría seria implicarme más, no tener miedo a lo que pueda pensar la audiencia sobre mí ni tener miedo a la expulsión. Está claro que si la audiencia te quiere expulsar lo va hacer tarde o temprano. Disfrutar no disfrutaría más de que lo hice, que disfrute mucho, aunque no haya salido en ningún sitio; pero si viviría Gran Hermano con otra filosofía, SIN MIEDOS.

Algo que yo pienso que está perjudicando mucho al formato es la influencia que se ejerce en la casa al introducir todo tipo de información del exterior, poniéndoos vídeos, porcentajes, reacciones del público… ¿Cómo vivías todo esto desde dentro? ¿Crees que se está perdiendo la esencia de Gran Hermano?

Tienes razón en todo lo que dices. La cantidad de información del exterior introducida fue muy importante en esta edición, algo que está aumentando en las últimas ediciones, por cierto. Actualmente también lo podemos ver con el desarrollo de GH VIP y el famoso “Balneario” inventado para dar juego, algo que falta en esta edición.

Durante mi estancia en la casa, esa cantidad de información la veía como una dificultad enorme para crear estrategia, y aprovecharse de la incomunicación para hacer estrategia. Todo lo que pensabas que, con el discurrir de los días, podías hacer se te venía abajo con cada información del exterior que te llegaba. Eso hace que, esta información añadida y según la forma de transmitirla y el contenido que tuviera, beneficiara a algunos concursantes y a otros los perjudicara. Ya no entro en el impacto psicológico y emocional que puede suponer más o menos aplausos o abucheos, sino, como he dicho antes, en el planteamiento que vas haciendo a nivel personal dentro del concurso para alzarte con la victoria. Creo que esto en lugar de aumentar debería reducirse hasta volver a anularse, como al principio de Gran Hermano. Esta información extra no hace más que manchar al formato y convertirlo en algo que no es.

Defíneme qué era para ti Gran Hermano, como espectador y amante de este reality, y qué es ahora para ti G.H., después de haberlo vivido como concursante. ¿Qué has aprendido de tu paso por Gran Hermano?

Gran Hermano era para mí, antes de pertenecer a él, una forma de ver la vida real a través de un agujero, que a su vez es la televisión. Una forma de sentirte identificado con algún concursante y ver si su forma de actuar sería la misma que la tuya a la hora de enfrentarse a los mismos problemas. Una forma de evadirte de los problemas diarios y valorar en una CONVIVENCIA, los pros y los contras. Era un reality que servía mucho para la vida diaria y “cotillear” lo que no nos atrevemos en la vida de fuera.

Para mí ahora, no es nada de lo que he dicho anteriormente. Ya no se premia la CONVIVENCIA, no se valoran los valores, la moralidad, el saber estar. Ahora se ha convertido en un programa trampolín, usados por muchos para luego acabar en la televisión o vivir de ello. Muchos de los que entran, no digo todos, van con un papel aprendido que luego ellos mismos se creen. Van con unas pautas a seguir que son las que “venden”, para aguantar el mayor tiempo posible en el programa y quién sabe si ganar. Me cuesta creer que muchos de los comportamientos y actitudes que, por ejemplo, se han visto en esta edición, sean reales. Me costaría mucho asumir que se ha dado apoyo a gente que realmente tienen esos valores, soy feliz pensando que son personajes inventados por los propios concursantes que luego se han creído. Ahora se premia justo los valores que en la calle se detestan. Una pena.

Lo que he aprendido en Gran Hermano es que tienes que quererte a ti mismo, si no lo haces tú, no lo hará nadie. Es jodido asumirlo, pero tienes que tener ese punto de egoísmo y mirar por ti. Son muchas las decepciones que me he llevado con muchas personas del concurso. Tienes que despreciar las críticas porque la única opinión válida es la que tienes tú mismo de ti. No hubiera dado amistad a gente a la que se la di, ni tampoco me hubiera sacrificado por gente que pensaba que se lo merecía, más todavía cuando sales de la casa y ves que todas esas personas lanzaban auténticos machetes a tus espaldas. A día de hoy, muchas de esas personas en las que confiaste y por las que te sacrificaste, no ven más allá ni valoran lo que hice por ellas. Me gustaría saber si el programa se hubiera desarrollado igual que se desarrolló, si no hubiera hecho lo que hice durante mi estancia en la casa.
¿Si hubiese sido espectador de G.H. 16, qué hubieses pensado del concursante Quique Ramos? ¿La imagen que se ha dado de ti representa lo que tú has vivido dentro de la casa?

Es una buena pregunta, tal vez sesgada porque sea yo el que dé la respuesta, pero sobre Quique Ramos hubiera pensado que era un concursante de un perfil completamente distinto a todos lo que conformaban la casa este año. Creo que lo hubiera catalogado como una persona con saber estar y educación, intentando dar un juego inteligente que muchos no entendieron y que fue de menos a más, sin darle oportunidad de evolucionar poco a poco como iba sucediendo. Son muchos los concursantes que han ido de menos a más en otras ediciones, sin irme más lejos, Azahara de GH 15, fue una concursante que a mí me enganchó, ya que fue de menos a más y otros ejemplos que seguro que se os vienen a la cabeza. Fue una pena que no tuviera más tiempo para poder emplear esos conocimientos de tantas ediciones durante el tiempo venidero y más cuando ya se había desvelado mi secreto. Ante todo pensaría de Quique que era un tipo normal, con valores, con facilidad para convivir y con ganas de disfrutar de esa aventura más que ninguno de los que estaban allí.

A mi parecer, la imagen que se ha dado de mí dentro de la casa, con vídeos y demás informaciones y comentarios, no tiene nada que ver con la realidad. Es más, he tenido acceso a todos los minutos y días durante mi estancia en la casa, y en esos 39 días no se mostró ni el 5% de lo que hice ni dije. Ahora saldrán muchos diciendo que seguramente era porque era un “mueble”, a todos ellos les digo que si todos y cada uno de ellos entraran en la casa e hicieran lo mismo con ellos, también se pensaría lo mismo de ellos. En la casa, he reído, llorado, disfrutado, caído, cantado, discutido… ¡todo! Una pena que se perjudicara mi imagen, como por ejemplo en el famoso vídeo de la semana de nominación con Jesús, donde se me mostraba con las gafas y a él sin camiseta (que por cierto está prohibido en las reglas del programa), aclamando sobre sus falsas carpetas en el reality.

Mi opinión es que no se les da el mismo trato a los concursantes, fuera del mismo, y creo que se debería ser neutral a la hora de dar información a la audiencia que es la que decide. En mi caso, no jugué en las mismas condiciones y, como era de esperar, perdí y a mucha honra.

No he cambiado ni cambiaré ni un ápice de mis valores y mi normalidad. Sigo siendo un tipo normal que me levanto temprano cada mañana para trabajar, para no tener que vivir del cuento.

Hay una pregunta que si no te hago los twitteros me matan. ¿Utilizabas alguna cuenta de Twitter para comentar ediciones anteriores? Si es que sí, dime quién eras.

Pues sí, usaba mi cuenta persona, Quique Ramos. Comentaba siempre el directo así como las galas, pero luego borraba los comentarios. Así lo hacia una y otra vez, esa cuenta ya no la uso, ahora estoy, día a día, con mi cuenta @_enriquegh16_ . Por cierto, tengo que agradecer desde aquí, las muestras de cariño por Twitter y por Instagram, gracias de verdad.

¿Qué características debe tener, bajo tu punto de vista, un ganador de Gran Hermano? ¿Y qué piensas de que la ganadora de GH 16 haya sido Sofía? ¿Para ti quién hubiese merecido el maletín?

El ganador de Gran Hermano debe ser una persona íntegra, con valores y con capacidad de convivencia. No debe ser una persona que necesite de polémicas o de otros concursantes para alzarse con el maletín. Tiene que ser, además, un ejemplo a seguir. Recordemos que Gran Hermano lo ven millones de personas, debemos ser un ejemplo para todas las personas que nos ven, con mayor importancia para las personas de menor edad, por supuesto.

Me ha dado igual, sinceramente te lo digo, pero de los 3 finalistas no me hubiera importado que hubiera sido la gran Niedziela. Para mí, reunía dentro todos los ítems necesarios para ganar y lo que es más importante, los sigue manteniendo fuera a día de hoy. No se lleva mal con absolutamente nadie, tiene valores muy bonitos, no necesitó de nada ni de nadie para llegar donde llegó, ha vuelto a su vida normal, es una persona encantadora… la ganadora moral, para mí, de esta edición.

Una vez que ha terminado el concurso, ¿podrías decir que te has llevado algún amigo de esta experiencia? ¿Y decepciones de personas que podrías esperar mantener una relación posterior al juego?

Claro, me he llegado a grandes personas. Marina, eso no hay que dudarlo. Carolina, desde aquí le pido perdón porque no siempre puedo responderle como se merece por el tema trabajo, Vera, Niedziela, Ivy, Carlos, Ricky, Raquel, Amanda…

Las decepciones son pensamientos equivocados sobre algunas personas, ya que te decepciona no el que quiere, sino el que puede; y ninguna de las personas con las que me he equivocado han podido decepcionarme, excepto una, que luego hablaremos sobre ella. Evidentemente, en este grupo meto a todos los que no he nombrado anteriormente.

Un conflicto que se ha avivado en los últimos días por las redes sociales, y del cual algunos portales de Internet se han hecho eco, es que hayas opinado públicamente sobre la relación de Aritz y Han, a quienes acusas de estar haciendo un montaje. ¿Por qué no te crees su relación? ¿Y qué te ha parecido la repercusión que está teniendo este tema?

Sí, ha sido un tema que se ha magnificado muchísimo. Solo di mi opinión, expresa y libre, al preguntarme por redes sociales por esa relación y sí, dije que es un montaje, al igual que opiné lo mismo sobre la relación de Ylenia y Jesús, que luego el tiempo acabó dándome la razón.

Respecto a la repercusión te hace pensar dos cosas: La primera es que si haces cosas buenas no se reconocen, pero si das tu opinión que otros no compartan, te sentencian. Lo segundo hace referencia a mi forma de pensar respecto a Aritz. En ningún momento he dicho que sea mala persona, no he tenido malas formas ni nada que se asemeje. Solo he dicho que en su video de presentación y dentro de la casa se mostraba y decía unas cosas que luego fuera de la casa no se le parecen en nada, es más, hace y dice todo lo contrario. Por eso digo que si una persona tiene derecho a cambiar en su forma de ser, me refiero a Aritz, yo también tengo derecho a cambiar mi forma de pensar sobre él. Es un país libre, a día de hoy, y sin faltar el respeto a nadie se puede dar una opinión libre.

Sin duda, es una de las personas que me ha decepcionado en ese aspecto, al igual que la persona que lo representaba en plató, tampoco me esperaba que tras esa persona tímida que leía libros y libros antes de cada gala, sin relacionarse con el resto de concursantes, pudiera existir una persona que se mete en las TwitCam con pseudónimos falsos, para criticarme y hablar mal de mí. Lamentable lo que puede conllevar la tele y la búsqueda de popularidad y otras cosas.

A día de hoy, has retomado tu vida anterior a Gran Hermano, ejerciendo la medicina. ¿De qué forma ha afectado tu paso por el concurso en tu entorno laboral? ¿Te gustaría regresar a la televisión, participando en algún otro reality show o programa?

Sí, he vuelto a mi rutina diaria, a los madrugones y las guardias de 24 horas. Estoy muy orgulloso de mantenerme íntegro en ese aspecto, es decir, que la televisión no me haya cambiado, sigo siendo el mismo Enrique, que existía antes de entrar en Gran Hermano. Me conozco muy bien y sabía que no iba a cambiar, en comparación con otras personas que tras su paso por la casa parece que son Estrellas del Rock&Roll.

La acogida en mi centro de trabajo ha sido muy buena por parte de compañeros y pacientes. Temía un poco la vuelta al trabajo por la repercusión que suponía entrar en un programa tan famoso, pero ha sido maravillosa. Aún no me acostumbro a que me reconozcan y es un momento un poco embarazoso que lo hagan en un centro sanitario, pero a pesar de ello estoy muy contento por el trato y, desde aquí, agradezco nuevamente las muestras de cariños que me brindan.

Mi paso por la televisión ha terminado. Nunca digas de esta agua no beberé, ni este cura no es mi padre, pero a día de hoy, he cumplido un sueño y vuelta a mi vida real que es la que me va a acompañar toda mi vida. No tengo intención de volver, pero no me importaría volver a pisar alguna vez la casa de Guadalix o el plató Número 4 de Mediaset, sigo siendo fan de Gran Hermano y lo seré toda mi vida. No volvería por dinero o fama, solo por volver a revivir el sueño que un día cumplí entre esas paredes. No me interesan otros programas o realities.

Como amante del programa, ¿qué significó para ti conocer a Mercedes Milá? ¿Y como concursante,  qué impresión te has llevado de tu relación con ella? ¿Contemplarías un futuro Gran Hermano sin Mercedes como presentadora?

Fue una ilusión enorme. Cuando llegué al plató y la vi, fue una sensación rara, como si estuviera viviendo un sueño, sin saber muy bien que realmente lo estaba viendo. Fue algo increíble que siempre recordaré. Sin embargo, luego su trato hacia mi persona no fue muy bueno, ni cuando estaba dentro de la casa ni cuando estaba en plató, por lo que ese mito se me cayó al suelo. No entiendo muy bien por qué le llegué a caer tan mal, imagino que porque no podía hacer que fuera como un borrego que le aplaudía y reía todo lo que hacía y decía. Como he dicho antes, ese órdago que me lanzó el día que salí nominado fue clave para mi expulsión, al igual que su actitud de desagrado cuando cogí la segunda inmunidad en la casa, ya que se tiró al suelo del plató y se lamentó porque la había conseguido. En resumen, a veces tus ídolos te decepcionan, c´est la vie.

Imagino un Gran Hermano sin Mercedes, creo que ganaría en neutralidad, dejando de lado el posicionamiento y la imparcialidad de la presentadora, muy influenciables en el discurrir del programa. Nadie duda de la profesionalidad, Dios me libre de hacerlo, pero al igual que en otras profesiones, como la medicina, la neutralidad es la regla de oro, cosa que falta a día de hoy en Gran Hermano y que con el paso del tiempo se ha ido deteriorando.

¿Estás siguiendo GH VIP? ¿Qué te está pareciendo la edición? Tus compañeros de GH 16, Marta y Suso, han pasado por El Debate. Al margen de tu relación con ellos, ¿qué te han parecido sus aportaciones como colaboradores?

Sí, lo estoy siguiendo, aunque me está pareciendo un GH VIP aburrido. Han tenido que recurrir a la entrada de otros concursantes de la edición pasada para animar el cotarro. Creo que los concursantes están más preocupados de estar el mayor tiempo posible en la casa para la retribución económica, que en vivir la experiencia. Eso hace que el programa sea monótono y parecido a la casa de la pradera, como bien dice Carlos Lozano, para mí el ganador de esta edición y el único que no teme a ser expulsado.

Con respecto a Marta, esa concursante que actuó y vivió a la sombra de otros como telonera, no tengo mucho que decirle. Solo que fuera se ha mostrado cómo realmente es, prácticamente no se lleva bien con nadie de la edición y está pendiente siempre de crear polémica con lo más mínimo para tener bombo y así popularidad. En la casa, como casi profesional del medio, sabía cómo hacerlo muy bien, se buscó a sus enemigas (Amanda y Raquel), supo a quién pegarse para evolucionar en el programa, se sacaba de la manga las caídas, todas ellas simuladas para generar gracia, y se creía en posesión de la verdad absoluta. No tengo nada que añadir, para mí es un cero a la izquierda. Y con respecto a su única participación en el debate de GH VIP, desconozco porque no ha seguido yendo, por lo que no voy a opinar sobre el tema.

Con respecto a Jesús, el concursante que mantuvo una relación con Raquel, Sofía e Ylenia (creo que no me olvido de nadie más); todos saben que es mi antítesis, como el sol y la luna, el día y la noche. Su participación en El Debate se limita pobremente sobre contenidos que en muchas ocasiones dudo que entienda. Es un claro ejemplo de persona que, tras buscar fama de forma fallida en otros programas de televisión, ha usado Gran Hermano como trampolín para ganar popularidad y fama, y así poder vivir de la televisión. Todo es lícito si se lo permiten, pero me duele que por culpa de personas como él estemos perdiendo la esencia de Gran Hermano, este maravilloso reality que a tantos nos cautiva y que a tantos nos está decepcionando.

Dicho todo esto, he de decir, que no me invade la envidia por no acudir a televisión, todo lo contrario, estoy muy muy feliz de haber vuelto a mi vida normal y a mi trabajo, con la satisfacción de haber cumplido un sueño.

Quique, muchas gracias por esta entrevista. Por mi parte decirte que ha sido un lujo que un seguidor haya entrado en Gran Hermano y, ahora, poder tenerte por el blog. Te dejo este espacio para que puedas añadir lo que quieras a la entrevista, mandarle un mensaje a tus seguidores o lo que te apetezca decir.

Solo quería darte las gracias públicamente. Yo fui una de las personas que visitaba tu blog, día a día, durante mi proceso de casting y hacía todo lo que decías que había que hacer para entrar, y lo conseguí. Gracias por apoyarme y gracias por ser como eres en persona. Nunca cambies, nunca te calles nada y nunca dejes de soñar porque, a veces, los sueños se hacen realidad.

Podéis seguir a Quique en Twitter en @_EnriqueGH16_

Y a mí en @HablamosdeTv

4 comentarios:

  1. Magnífica entrevista. Simplemente, Quique fue un concursante extraordinario y fue una pena que saliera tan pronto, para mi la mayor injusticia d esta edición,y tiene unos valores maravillosos q otros ya quisieran, viva Quique y no cambies nunca tú tampoco ����

    ResponderEliminar
  2. Para mí, gh16 acabó ese jueves en el que salió Quique. No he visto expulsión más injusta y con más manipulación

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sinceramente, fuiste de estratega megalisto y te pudo el hecho que GH es ocio, entretenimiento y concursantes que nos hagan reir, que consigan incluso que les gritemos cuando hacen algo más o son pesados. GH hace mucho dejo de ser un programa de convivencia, asúmelo, asume tu error al ir de digno y salvar a Han. Jugaste muy mal y actualmente eres cansino. Si quieres generar cátedra en algo no te presentes a un programa de entretenimiento si no a uno divulgativo o cultural. No me gusto tu concurso, ni tus aires de ser más que el resto a tu salida. Cúrate de la enfermedad de haber perdido y de no saber donde te metiste Digno

      Eliminar
  3. Aunque Suso no fuera santo de mi devoción porque taponaba las tramas la salida de Quique era necesaria para debilitar al grupo de la biblioteca que estaba muy subido. ¿Quique estratega? hizo todo mal, se unió al grupo mayoritario y salvó a Han aún sabiendo lo ajustados que estuvieron los porcentajes en la expulsión de Raquel, la única estrategia que hizo fue pasar desapercibido para que no lo echasen.

    ResponderEliminar