26 abr. 2016

Entrevista a Abraham García: "Cuando salí de 'Supervivientes' necesité aislarme y estar solo"

Disfruta haciendo realities. Lo conocimos en ‘Gandía Shore’, nos mostró su faceta de aventurero y sus ganas de superarse en ‘Supervivientes’ donde consiguió alzarse con el triunfo y, recientemente, ha repetido aquella primera experiencia ante las cámaras con ‘Super Shore’. Con ganas de trabajar, de luchar por su sueño de ser actor o presentador y de hacer que la gente se lo pase bien con su música en su faceta como DJ, hoy ‘Hablamos de Tele’ con Abraham Gracía.

¿Qué te llevó a presentarte a ‘Gandía Shore’? ¿Cómo recuerdas el proceso de casting?

Me presenté al casting de ‘Gandía Shore’ porque ya veía ‘Jersey Shore’ y me gustaba muchísimo, estaba muy enganchado.  Cuando me enteré de que había una versión española, lógicamente, me tenía que presentar.

El casting fue un casting muy limpio y muy típico. Como todos, ¿no? Las primeras pruebas son: “Preséntate, cómo eres, cómo te defines…” Un poco lo normal y corriente que se hace en cualquier casting.

¿En aquella primera experiencia delante de las cámaras, no te cohibía su presencia para actuar con la naturalidad que requiere un reality?

Lógicamente, al principio, los dos primeros días te sientes un poco cohibido por las cámaras, ya que nunca te has visto en esa situación y es extraño. Pero al final, curiosamente, a los tres o cuatro días ya es como una parte del show que la cámara te siga 24 horas… y ya, incluso, hasta tú buscas la cámara y el que diga que no, miente, o sea, las cosas son así. 

¿Piensas que lo que sucedió en vuestra experiencia en Gandía fue un reflejo de la gente joven de nuestra sociedad?

Lo que nosotros hacíamos en ‘Gandía Shore’ no era nada extraño, no era nada diferente, ni nada que no se haya visto en este mundo. Es algo muy normal, algo que hacen todos los jóvenes de hoy en día en cualquier parte del mundo. O sea, por lo tanto, al final nosotros lo único que hacemos es mostrar la realidad y tener el valor de mostrarlo, claro, lógicamente. Hay mucha gente que lo hace, y que incluso lo hace peor que nosotros, mucho peor, pero no lo muestran en cámara. Nosotros no hacemos nada del otro mundo, por lo tanto, no tenemos ningún problema en mostrarlo delante de una cámara.

Como el programa es grabado podías hacer un seguimiento por las redes sociales de las opiniones que iban llegando. ¿Cómo llevabas la respuesta que iba dando la audiencia a la emisión?

La reacción de la gente al ver ‘Gandía Shore’, para mí, fue positiva. O sea, la gente estaba súper encantada, se reía muchísimo… lógicamente, siempre hay gente que no se lo toma de esa manera y que te critica, te insulta… pero bueno, gracias a Dios, MTV a nosotros nos sacó de allí muy preparados, con unas charlas psicológicas en las que nos decían: “Tenéis que tener cuidado, ahora sois personajes públicos. Ahora a ti te pueden decir ‘gay’, a ti te pueden decir ‘musculitos’, a ti ‘loca’, a ti ‘choni’, a ti ‘ciclado’…” O sea, a cada uno ya nos advirtieron de lo que nos podía venir encima. Pero para mí, la verdad, es que fue una respuesta muy buena. La gente se lo tomó muy bien. Todo el mundo tiene en su mente ‘Gandía Shore’ grabado y ahí está la respuesta, que fue algo que marcó.

En ese momento, también empezarías a sentir por la calle las consecuencias de pasar por el reality, al comenzar a ser un personaje conocido y recibir propuestas para trabajar en numerosas discotecas como imagen. ¿Cómo asumiste el golpe de fama que otorga este tipo de programas a la gente anónima?

La verdad es que yo el golpe de la fama lo llevé muy bien. Sí es cierto que al principio es un poco agobiante, lógicamente no estás acostumbrado a eso, pero luego, si tienes un poco los pies en la tierra y piensas bien, tienes que saber que esa gente, la gente que te está muchos días pidiendo fotos, que te pregunta, que se interesa por ti… y que mucha gente puede decir: “Bah, es que estoy cansado de todo eso”, pues no debes de estar cansado porque esa gente es la que te apoya, te ayuda, la que te hace ganar dinero y la que hace que sigas ahí en el candelero, y que hagas un reality, dos, tres, cuatro… o que estés metido en el mundo de la televisión durante mucho tiempo. Por lo tanto, al final, si te lo tomas así lo llevas bien. Lo malo es que no te lo tomes así.

Hay compañeros tuyos que han confesado que les superó un poco la situación e, incluso, han aparcado en alguna ocasión el mundo “bolos”. ¿Tú cómo has vivido este universo de la noche? ¿Alguna vez te has planteado dejarlo?

El mundo de los bolos es un mundo muy duro, eso es cierto y hay que decirlo. La gente se piensa que es muy fácil: “Voy, me hago fotos, me pagan y ya está”. No, no es así. Sí es cierto que es un trabajo bastante fácil, en el que ganas dinero muy rápido, pero es un trabajo que es complicado. Tienes que saber tratar a la gente, tanto a la gente que te aclama como a la gente que te recrimina o que te insulta o… que, incluso, te agrede: tirándote un hielo, tirándote una copa encima, empujándote, tirándote del pelo…. muchas cosas… Por lo tanto, no es tan fácil.

Nunca me he planteado el dejarlo porque es algo que me gusta y yo, encima, lo encamino con mi carrera como DJ. Entonces, yo disfruto haciendo disfrutar a la gente con mi música, y no hay ninguna satisfacción mayor para mí que esa, por lo tanto no me he planteado el dejarlo.

Pero sí es cierto que hay mucha gente que sólo se dedica al mundo de los bolos con su imagen, el hacer fotos, y quema muchísimo. Quema muchísimo. Y el que diga que no, miente. Cualquier persona que le preguntes del mundo bolos, te dirá lo mismo que yo, que es un trabajo que quema. Tienes que estar muy preparado para ello.

Si no me equivoco, quisiste formarte en el taller de presentadores que se organiza en la escuela de Jorge Javier Vázquez. ¿Te gustaría orientar tu carrera profesional en algún otro sentido? ¿Cuál sería el sueño que luchas alcanzar?

Mi mayor ilusión siempre ha sido la de ser actor o presentador, son las dos cosas que más me gustan. Lógicamente, utilicé ‘Gandía Shore’ como un trampolín, por eso estoy eternamente agradecido, aunque sea un reality, cosa que los actores o presentadores puedan repudiar muchas veces. Por eso, luego, inmediatamente decidí invertir el dinero que estaba ganando para prepararme en ‘El Laboratorio de La Voz’ de Jorge Javier Vázquez, también estuve en Juan Codina estudiando, luego también he estado con mi profesora particular de interpretación, Raquel Pérez, durante un año… por lo tanto, ese es el camino que yo quiero llegar a alcanzar algún día, ser actor o presentador. Pero, la verdad es que me divierto mucho haciendo realities, siendo yo mismo, también me divierte el hacer disfrutar a la gente encima de una cabina con mi música, y bueno, me sigo preparando, sigo haciendo mis realities, sigo mi carrera como DJ, pero también sigo preparándome como actor o presentador, y espero que algún día pueda lograrlo.

Llega ‘Supervivientes’, una experiencia extrema en la que también vimos en ti un cambio extremo, tanto físico como psicológico. ¿Qué significó para ti participar en este reality y ganarlo? ¿Qué crees que llevó a la audiencia a votarte a ti como el mejor superviviente y  otorgarte la victoria?

Para mí ‘Supervivientes’ fue la mejor experiencia de mi vida, a la vez, también, que la peor hasta el día de hoy. Estoy contento, orgulloso y muy agradecido de haber participado en ‘Supervivientes’ porque me superé a mí mismo. Fue un reto para mí, lo logré, y para mí no había mejor premio que ese. No era necesario un premio de 200.000€, ni un coche, ni nada… simplemente, la satisfacción mía propia, la que yo tenía hacia mí, era tan grande que con eso bastaba.

Bueno, la gente me votó ganador, yo creo que un poco por eso, por la superación, esa capacidad que tengo de resistencia, esa capacidad mental para aguantar todo tipo de situaciones y esa agilidad, también mía, que me viene del mundo del deporte. Eso fue un poco, yo creo, lo que a la gente le marcó. Esas ganas mías de tirar para adelante, después de lo mal que lo estaba pasando.

Sin duda, tu lucha fue incansable, pues ganaste todas las pruebas de inmunidad en las que participaste, desde la Gala 5 a la Gala 11. ¿Qué consejo darías a las nuevas generaciones de supervivientes que se vayan a embarcar en esta aventura para superar toda la adversidad que se les presente y tratar de ganar el concurso?

Mi consejo es, principalmente, yo pido por favor, que disfruten cada segundo, cada minuto, cada hora, cada día que pasan allí porque es algo que no vas a volver a repetir en tu vida. Normalmente en esta vida no se viven situaciones como las que se viven en ‘Supervivientes’. Y una ayuda que es fundamental para la hora de estar allí, en la isla, es que todo es psicológico, está en tu cabeza, marcarte una rutina, no dejar que tu cabeza piense en tu familia, en tus amigos, tu novia o novio… Siempre estar al 100% y dar el 100% de ti. Siempre.

Un consejo que a mí me ayudó allí mucho es que cuando tú te piensas que no puedes más, siempre puedes un poquito más. Nunca tires la toalla, siempre hay que tirar hacia adelante con todo lo que venga.

Hace algún tiempo, Rosa Benito sembró la polémica al afirmar que la organización de ‘Supervivientes’, en su edición, les pedía a los concursantes que representasen discusiones que se habían producido y no habían podido ser grabadas, lo cual la gente criticó porque resta credibilidad a la emisión. ¿En vuestro caso sucedía algo parecido? ¿En algún momento os marcaban lo que teníais que hacer u os pedían que repitieseis discusiones o momentos que no habían sido grabados?

En mi caso, a mí jamás me pidieron de producción liar ningún tipo de espectáculo, ni discutir con nadie… jamás me obligaron a nada de eso, sólo me pidieron que fuese yo mismo. Y yo que creo que, allí en ‘Supervivientes’, basta. Con el sufrimiento que tenemos allí, sólo por estar allí, con lo mal que lo pasas y luego, aparte también, con los buenos momentos, como ganando pruebas o cualquier otro tipo de cosa, ya es suficiente. ‘Supervivientes’ no es un reality donde la gente finja, es muy difícil.

En este tipo de realities, con las emociones a flor de piel y el aislamiento, las relaciones humanas se intensifican y vimos cómo surgían fuertes lazos de amistad, por ejemplo, con Katia Aveiro. ¿Una vez que sales del programa, permanece la amistad o la distancia hace que se vayan deshaciendo estos lazos?

‘Supervivientes’ es un reality en el que los sentimientos están a flor de piel y en el que vives momentos muy íntimos, ya que llegas a dormir casi dos-tres meses con una persona a tu lado, entonces, se hacen unos vínculos de amistad muy fuertes.

Cuando sales de allí sigues manteniéndolos, lógicamente, pero bueno, siempre hay gente con la que tienes más afinidad y con la que menos, pero sí, claro que sí, yo a día sigo manteniendo amistad con toda aquella gente con la que estuve allí.

¿Cómo se lleva la vuelta a la civilización después de 70 días en una isla desierta? ¿Cómo llevaste la readaptación? ¿Se llega a echar de menos la isla, a pesar de las condiciones en las que tenéis que vivir allí?

Uff… Eso es algo que yo siempre comento con la gente. Al igual que es muy difícil adaptarte allí en la isla a vivir allí, también lo es cuando vuelves, ya que estás acostumbrado a la isla. Cuando vuelves, por lo menos en mi caso que estuve casi tres meses, es muy difícil la adaptación al mundo real, muy difícil, porque te llega mucha información a la cabeza, todo el mundo te habla, todo el mundo quiere verte, todo el mundo quiere hacerse fotos contigo… y es algo a lo que allí en ‘Supervivientes’ no estás acostumbrado. Estás acostumbrado a estar solo, en contacto con el mar, con la arena, con el sol, con la lluvia, con los animales… y es complicado. La adaptación es muy, muy complicada. Hay que tener mucho cuidado porque puedes acabar, en mi caso, muy cansado y muy agotado. Yo llegué al punto en el que necesité aislarme y estar solo en mi casa, no escuchar a nadie, no ver a nadie… fue muy difícil.

‘Super Shore’, reality que ahora mismo está en emisión y en el que estás participando. ¿Cómo estás viviendo esta segunda experiencia, tras tu paso por ‘Gandía Shore’? ¿Qué diferencias estás viendo entre los dos realities?

‘Super Shore’ es un reality que a mí me ha gustado mucho, sobre todo, por la fusión de nacionalidades: México, Italia, Brasil, España… Y bueno, me está gustando mucho la experiencia porque nos hemos abierto caminos por todo el mundo. Es un reality a nivel internacional, que se ha vendido a 28 países, y lo que más me satisface es tener mis fans en Venezuela, Colombia, Argentina, México, Estados Unidos… es increíble… por toda Europa también, Francia, Italia… O sea, es algo increíble, es una experiencia muy, muy buena la que estoy viviendo y la verdad es que quiero repetirla, ya que me está encantando. Tengo muchas ganas de salir fuera a trabajar. Increíble.

¿Qué ha significado para ti vivir en ‘Super Shore’ con Arantxa y Esteban, los cuales ya conocías de ‘Gandía Shore’? ¿Un punto de apoyo o la confianza da asco? ¿Y el compartirlo con compañeros de ‘Acapulco Shore’?

Para mí la participación en ‘Super Shore’ de concursantes de ‘Gandía Shore’, como Arantxa y Esteban, ha sido un apoyo muy grande. Aunque los mexicanos, italianos o brasileños al final acaban siendo, también, como parte de ti, ¿no? Amigos, como hermanos, pero el tener a gente que ya conoces desde hace años dentro de la casa hace muchísimo, muchísimo.

Y el compartir experiencia, también, con los de ‘Acapulco Shore’, en mi caso con Electra de Italia o con Igor de Brasil, ha sido una experiencia increíble porque he conocido nuevas culturas. A mí, por ejemplo, me gusta mucho el idioma brasileño o el italiano, incluso, a día de hoy estoy intentándolo aprender, así que ha sido una experiencia increíble.

Cuéntame alguna anécdota que hayas vivido en ‘Super Shore’, un momento especial o divertido, que se haya descartado por televisión.

‘Super Shore’ en sí, el mes entero de grabación, para mí ha sido increíble, ha sido una experiencia muy, muy buena. Por lo tanto, no me puedo decantar por ningún momento porque ha habido tantos momentos… ha habido momentos de amor, desamor, llantos, risas, odios, peleas… ha habido de todo. Ha sido muy completo y todo lo que veis es todo lo que he vivido yo. Y para mí todos los momentos de ‘Super Shore’ han sido muy, muy especiales.

¿Cuando ves las imágenes de los realities en los que has participado, te reconoces en los vídeos? ¿Lo que llega al espectador es fiel a la realidad que tú has vivido en ellos?

Claro que me reconozco en todos los momentos. Yo soy como soy y tal como me muestro. Así es como soy realmente, como la gente, mis fans y el público me ve en el reality, así soy yo.

Sí es cierto que, muchas veces, hemos salido de fiesta, llevas unas copas de más y a lo mejor se te va un poco de las manos y dices: “Joder, no tenía que haber hecho eso, me podría haber cortado un poco”. Pero bueno, al final, nosotros somos así y así nos mostramos.

¿Te gustaría participar en otro tipo de realities, tipo GH VIP o MYHYV?

Yo soy una persona que me atrevo con todo, por lo tanto, me gustaría hacer todos los realities que me propusieran. Soy una persona con muchas ganas de trabajar, con muchas de hacer reír a la gente y, la verdad, es que no estoy cerrado a nada.

Actualmente, ¿qué proyectos tienes a corto plazo?

Actualmente, estoy con un proyecto que es mi restaurante, ‘Clandestine’, que ya estamos abiertos desde hace como dos meses y medio. Tenía muchas ganas de tener mi propio negocio, y por fin lo he conseguido.

También seguimos con mi carrera como DJ a nivel nacional, y ahora también internacional. Hemos estado hace poco en Milán, en el preestreno de MTV ‘Super Shore’ y ahora, en dos semanas o así, nos vamos para México, a probar suerte allí, a trabajar, a hacer un poco de promoción y a pinchar por todas las discotecas que me dejen.
Abraham, para terminar te dejo este espacio para que puedas añadir lo que quieras a la entrevista. Muchísimas gracias por haber pasado por el blog y te deseo mucha suerte en todos tus proyectos.

Para finalizar, daros las gracias por esta entrevista. Deciros que no me perdáis de vista que, próximamente, como os he dicho, viajamos para México y quiero que sigáis mi trayectoria allí, que me apoyéis… así que nada, muchísimos besos de Abraham y que nos vemos pronto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario