30 nov. 2016

La involución de Bea en GH 17

El pasado lunes me invitaron a debatir sobre Gran Hermano al programa de radio “Vuelo 714” (si queréis escucharlo os dejo aquí el enlace). Una de las cosas que comenté en él y llamó mucho la atención en redes fue que Bea no había tenido una evolución como concursante sino que, en todo caso, con ella hemos vivido una involución. Hoy quiero profundizar en este asunto, para analizar el recorrido que ha tenido “Naranjita La Lía” en su paso por el reality, quien a día de hoy despunta como una de las favoritas para convertirse en ganadora frente a Adara.

Bajo mi punto de vista, un concursante que evoluciona en Gran Hermano es un participante que poco a poco escala siendo consecuente con lo que nos presenta demostrando una fidelidad con sus ideas, logra hacer frente a cada uno de sus rivales neutralizando su juego y traza un recorrido sin miedos que sea acompañado por la complicidad de la audiencia. Y en Bea no veo nada de esto.

Os remito al vídeo de presentación de Bea, donde me encuentro con un personaje plenamente distinto al que se encuentra conviviendo dentro de la casa de Guadalix de la Sierra, por lo que de entrada me siento engañado. Bea se nos presentó como una “chonija” (para mí más choni que pija), lo cual no es algo negativo porque esa chica podría haber tenido unos valores brillantes como concursante pero, de entrada, cayó en la parodia. Su fanatismo por Ylenia la hace imitarla, lo cual a ella como Bea le resta mucha personalidad. En Gran Hermano queremos personalidades únicas e irrepetibles, no copias baratas de lo que ya hemos visto anteriormente.

Igualmente esa era Bea, o eso creíamos nosotros que era Bea. Una chica con bastantes ansias de protagonismo y con unos ídolos televisivos un tanto cuestionables, con los que ella soñaba conocer y a los que quería parecerse. Además, demostró ser caprichosa, que confundía la sinceridad con la mala educación, desleal a sus amigos y poco comprometida con el trabajo en equipo. La comprabas o la vendías, pero esa era Bea y como concursante logró destacar. Entonces, la audiencia decidió venderla, convirtiéndola en la tercera expulsada de la edición. Y a partir de entonces conocimos a otra muy distinta que trataba de encubrir la esencia que a veces le resulta inevitable sacar a la luz.

Bea empezó a vivir Gran Hermano con miedos. Se vio en la calle, la audiencia la había rechazado como concursante y su madre le dio un toque de atención en plató, haciéndole ver también que debía llevarse bien con Adara. Por otro lado, su falta de personalidad volvía a hacerse palpable cuando su acercamiento con Rodri empezó a ser mayor e iniciaron una relación. Ella comenzó a cambiar, interiormente y exteriormente, por miedo a perderlo. Hasta el punto de romper sus extensiones cuando, en las primeras semanas, la vimos defenderlas como si fuesen su mayor tesoro.

Los miedos de Bea le han hecho involucionar, retroceder en su recorrido como concursante y transformar el personaje que había sido seleccionado para participar en esta edición en alguien distinto. Y aunque a veces sale a relucir su mala educación y sus formas arrabaleras, suele ser bastante comedida y hacer trajes a las espaldas. Es más, es incapaz de dar la cara, de asumir sus responsabilidades como concursante o de afrontar sus decisiones en el Club. Ni siquiera ha tenido el valor de defender a sus apoyos más cercanos, como lo es el propio Rodri, cuando la discusión ha sido directamente con Adara. Desde su expulsión no ha vuelto a enfrentarse directamente a ella hasta el nuevo toque de atención recibido en la gala de familiares, y no ha sido una cuestión de aprecio ha sido una cuestión de miedo.

Su relación con Rodri tampoco ha vivido una evolución. Parecía avanzar cuando decidieron estar juntos pero lo hicieron a escondidas. Nuevamente les rondaba la sombra del miedo, además de unos intereses carpeteros muy marcados, aunque en este caso sí que diría que el interés es mucho mayor por parte Rodri que de ella. Todo esto les ha llevado a presentarnos una relación bastante prescindible, que no me transmite nada de amor o pasión, de hecho han sido los protagonistas de la hora sin cámaras más falsa e innecesaria de la historia de Gran Hermano, habiendo acudido al apartamento para cenar de gratis y hacer un vídeo carpetero, lo cual ellos tienen bastante asumido que es la razón por lo que se están manteniendo dentro de la casa y por lo que gozan con el respaldo de gran parte del público al recibir aplausos en cada gala. Cuando la realidad es otra más que evidente, pues su relación se ha visto solapada en las últimas semanas por una carpeta que ni es carpeta, y hablo de Meritxell y Alain, quienes les están eclipsando en protagonismo.

Una de las cosas más tristes que me parece en esta recta final es que haya muchos seguidores del formato que hayan decidido brindarle su apoyo a Bea por el exclusivo motivo de no ver ganar a Adara. Esta es una razón más en la que podemos vislumbrar la involución de Bea como concursante, al verse reforzada con el apoyo de los haters de la auténtica protagonista de esta edición, y no porque aprueben, defiendan o se hayan visto enamorados por los méritos propios que ella haya podido lograr transmitir en su paso por la casa.

Bea no se ha definido como concursante, ha jugado a ocultarse, ha vivido con miedo a la audiencia y con miedo al rechazo de Rodrigo, ha traicionado amistades según sus intereses y se ha disculpado, también, cuando le ha interesado recuperarlas. Su concurso ha sido decreciente, sus tramas prometían mucho y aportaban poco, su definición no corresponde con sus actos, sus actos se han dulcificado cuando aparecía la Bea que expulsamos en la tercera semana y su posición como finalista, y posible ganadora, se entiende en este punto como una venganza para tratar de lograr esquivar la victoria de Adara y no como un premio a ella misma. Bea, como concursante de Gran Hermano 17, ha vivido una involución y el fin de su retroceso no puede ser el verla alzarse con el maletín.

16 comentarios:

  1. No podrías estar más equivocado amigo, bea ha sido una muy buena concursante que reconocer sus errores (no como otras), que ha ido haciendo más en las pruebas y en casa cuando iban quedando menos y es cuando más esfuerzo se necesita, no declarándose en huelgas que no reivindican nada y en el aspecto de haters al que te refieres apoyan a Bea porque la gente está cansado del victimismo, y más el que es buscado con motivos de ganar un maletin, por último decirte que hablas de mala educación yo prefiero destacar que tu "protagonista" hizo ejemplo de la suya cuando dijo que hubiera pegado a venderlas si estuviera en la calle , gran hermano se muere por un bucle constante, el cual tu sigues comprando

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajajajjajajajajajajajajjajajajajajajaj y ja.!!!!

      Eliminar
    2. te recuerdo k tu bea es una matona de la calle dicho por ella si tu apoyas a bea apoyas las wuacas k les da a las personas y eso es violencia ,en gh no kieren violentos y por eso lo estan escondiendo no sacando todos los videos de las peleas.por otra parte adara no da victimismo da impotencia de todos contra una persona es impotencia,cuando ella discutia con miguel saltaba obien clara o bien fernando o bieb los tres a la vea eso es impotencia por k no tienen lo k ahy k tener para discutir uno por uno ..

      Eliminar
  2. Gracias. Sí, sus valores han estado por los suelos, se contradice y el mismo Rodri le ha dicho falsa. Contradicciones una tras otra, y su equipo se ha dado cuenta de eso, pienso q Rodrigo y Miguel siguen con ella por interés. Es muy fuerte todo lo que ha hecho, y si Adara hubiese hecho un 10% de lo que ha hecho Bea, sería crucificada. Un ganador de gh debe ser alguien que te mueva por dentro, no sabes lo que es, que te hace sentir sentir pasión, algo desde dentro: una Adara.

    ResponderEliminar
  3. Llevas toda la razón si ganará bea no es por mérito propio es por las campañas que están haciendo su exconcursantes y colaboradores por venganza y pk no kieren ke gane Adara ole tuuu

    ResponderEliminar
  4. En todos los años que llevo viendo GH pocas veces ha ganado mi favorito. Y esto ha sido porque mi elegido para ganar nunca fue el protagonista. En esta edición nos encontramos a un grupo de personas con unos egos desmesurados que se alejan bastante de empatizar con una audiencia cansada de cánones injustos y de estereotipos frente a dos concursantes (Bárbara y Adara) que se han mostrado sin miedo, sin alardear de ser perfectas y a las que hemos sentido como revulsivo contra esa mayoría que ha intentado vendernos que son los mejores. ¿Cuantas veces he escuchado eso de "Estamos aquí porque somos los mejores del casting"?. Cada vez que ponía el 24 horas. Una actitud prepotente frente a personas que no les ha dado miedo mostrarse con sus imperfecciones. El "postureo" contra la naturalidad". Si todo esto, lo llevamos al campo de la dramaturgia, tenemos a unas protagonistas (heroínas) y a unos antagonistas (el grupo mayoritario). Y sí, quizá nuestras heroínas han sido anti-héroes y quizá por eso mismo las hemos "comprado". Este año voy con Adara, es de las pocas veces que siento que voy con el ganador. Porque nos ha enseñado que si crees en tí, sin pretender ser otra cosa más que tú mismo, podrás llegar muy lejos y alcanzar lo que te propongas. Porque te guste más o te guste menos hay que saber reconocer quien ha dejado su mensaje escrito para la posteridad en esa casa. Y esa, amigos míos, ha sido Adara.

    ResponderEliminar
  5. crack!! mahel tienes toda la razon, y jesus , increible como siempre

    ResponderEliminar
  6. Completamente de acuerdo Beà se mueve según aplausos, lo que pudo decirle su madre en la expulsión, su carpeta cara a la galería(en este tema mas forzado a Rodrigo)...para es una concursante veleta..y bastante mal amiga.

    ResponderEliminar
  7. Soy una chica de 31 años, amante de la literatura. En absoluto, defino a los concursantes de Gran Hermano como un ejemplo a seguir, es inevitable sentir cierta afinidad con muchos de ellos. Como anteriormente habia mencionado, el gusto por la literatura me lleva a extremos exorbitantes. Mi gusto por este tipo de formatos, es ya de hace muchos años. Es inevitable, que no comienze a analizarlos y a clasifificar personajes mediante se desarrollan las tramas en esa casa. Siempre me decantó por las minorías y por el protagonista de la historia en cuestión. En esta edición, tuve la suerte de encontrarme a dos heroinas: Barbara y Adara. Una contaba con la suerte de poseer mas experiencia que la otra. Pero juntas, se vislumbraban como un auténtico binomio, con valores muy resaltables como eran: la lealtad,el apoyo y el amor incondicional. Al menos, eso traspaba la pantalla. Sin embargo, presentaban una dualidad incomprensible, pero que día con día enganchaban al espectador hasta cautivarlo por completo. Barbara se vio obligada a tomar otro camino. No obstante, Adara remonto con mucho rigor ese papel ya establecido. Y es una auténtica espartana,la cual planta cara a la mayoria, se ve expuesta al público semana tras semana. Y la soberana audiencia, lo ha tomado mucho en cuenta y le ha dado el apoyo necesario para que siga de pie en el campo de batalla. Es por eso que yo la considero toda una gladiadora. El "victimismo" del que tanto la acusan, y tomando en cuenta que un porcentaje muy alto del público se ha pronunciado gustoso por las tan famosas "carpetas". Por un momento, cerremos los ojos e imaginemos que por la puerta de esa casa en la cierra de Madrid, entrará un "caballero andante" aventurero y medrador que con su noble corazón y gallardía defendiera a la dulce princesa de sus "enemigos". Es entonces, cuando el premio se lo ganará un concursante masculino. Mientras, eso no ocurra la antorcha de la Victoria la seguira alzando una femina. Adara Ganadora. Grace =)

    ResponderEliminar
  8. Bea ha evolucionado como persona que es mas importante que hacerlo como concursante y si eso se desarrollo tras volver a reentrar. Tomo esa segunda oportunidad como un aprendizaje y convencida de que gana Adara, se expone sin miedos en sus arranques y broncas. En total desacuerdo con vos este GH, el pasado coincidimos con Marta.Le agradezco la alegría,risa y ternura que me provoca. En Adara eso ni lo huelo es fría, ni en Clara que es inflexible. El espacio de Bea es propio no impostado. Soy fan de Bea, no hater de otros, aun asi, se que si ganara Adara. Pero Naranjita cambiara su vida,saldra de Picasent y crecerá. Ese es el mejor premio como persona, los billetes, el maletin para otras. :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, Bea seguirá su camino de peluquera que se ve lo mucho que la gusta y tiene creatividad y capacidad para hacerlo. Adara dejo el trabajo de azafata, trabajo que muchas chicas a su edad matarían para poder tenerlo

      Eliminar
    2. Más que de acuerdo con lo que decís acerca de Bea. Y también con tu evaluación de Adara y Clara.

      Eliminar
  9. No podría estar más de acuerdo de la involución

    ResponderEliminar
  10. Aunque estoy de acuerdo con varios de tus planteos, pienso que Bea sí ha evolucionado. Discute menos, participa mejor de las actividades grupales y se ha dado cuenta de que su identidad no se reduce a sus extensiones. A mi juicio, lo mejor que ha podido hacer es des-Yleniazarse. Dentro de lo que cabe, claro. Todavía tiene mucho por aprender como ser humano.

    Los peores momentos de Bea son esos en los que vuelve a ser la figurita egoísta y macarra que era al principio. Pero su energía y su vitalidad, bien encauzadas, han sacado a este GH del sopor que provocan otros participantes.

    ResponderEliminar
  11. Totalmente de acuerdo con el análisis. Le llego todo de rebote, la caja le dejo Montse y por ella volvió. Rodri vió que si se acercaba a ella, y hacia carpeta podía tener más posibilidades y los que odian a Adara, y la salida de clara le harán en el caso que lo sea ganadora. Porque de esa personalidad de rompe cuellos que vendió, poquito, no tiene ni la más mínima personalidad, alguien que se jacta de ser tan de calle y cañera, se baja los pantalones a la primera de cambio que se ve en apuros. Mucho lirili

    ResponderEliminar