6 oct. 2017

¡La vida en directo ha vuelto!

Empiezo a teclear este post con una sonrisa y el sonido de la casa en directo de fondo. Mina y Juan hablan de los aplausos y abucheos que escucharon anoche desde plato… Estoy contento. ¡Tenemos Gran Hermano! ¡La vida en directo ha vuelto! Y sí, yo vuelvo a Gran Hermano, sin dudarlo. ¡LO HEMOS CONSEGUIDO!

Hemos vivido uno de los estrenos de GH más tensos que recuerdo en su historia. La audiencia ha sido tajante con la decisión del programa de retirar el canal 24 horas y en las redes sociales hemos vivido una auténtica revolución en torno a esto. Yo también he sido tajante hasta el punto de llegar a despedirme del programa porque no lo reconocía en lo que estaban haciendo. Eso sí, quiero recordar que siempre dije que volvería cuando el formato volviese a ser Gran Hermano en su significado, con el 24 horas que es su esencia, y hoy cumplo mi promesa. Afortunadamente esto ha durado dos semanas, pero podría haber durado los tres meses o eternamente si el programa no hubiese reaccionado. Pero lo han hecho y aquí estoy. Esto lo digo para los que no lo entiendan.

Siempre he defendido que yo, y muchísimos fieles seguidores del formato, no estábamos haciendo un boicot a GH, al contrario, estábamos defendiendo los pilares que lo sustentan y lo hacen especial. Siempre estuve tendiendo una mano al equipo y pidiendo una oreja. La impotencia era grande porque parecía que estábamos unidos ante una lucha sin respuesta. No había ninguna mención al respecto en el programa ni en sus redes sociales, pero la sorpresa ha llegado y la organización ha decidido recuperar lo que más lo define, la vida en directo. Rectificar es de sabios y ellos lo han hecho. Son un equipo que lleva 18 años haciendo Gran Hermano, habrá decisiones que sean más acertadas y otras que nos gusten menos, y no todo puede salir bien. Yo hoy vuelvo a depositar mi confianza en quienes dirigen este barco y aquí voy a estar remando por Gran Hermano, como lo llevo haciendo desde antes de su estreno. Es más, agradezco que nos hayan escuchado.

Quiero decir que entiendo que haya gente que ahora prefiera no verlo. Al igual que entendí que hubiese gente que no dejase de seguir el programa cuando se quitó el 24 horas. Yo nunca le he pedido a nadie que lo vea o que deje de verlo. Yo expreso mi opinión y respeto vuestras decisiones, al igual que siento que una mayoría respeta las mías. Yo estaría encantado de compartir con todos vosotros esta nueva edición de Gran Hermano que, para mí, anoche comenzó, pero a los que no os queráis reenganchar porque ahora lo veáis demasiado tarde espero reencontrarme con vosotros en un futuro.

El programa no puede dar marcha atrás. Decidieron quitarlo y ahora han decidido ponerlo. Por supuesto que pienso que ahora hay un trabajo duro por delante, por parte de todos, porque esto no es un estreno y ahora hay que arrancar el programa como si fuese desde cero, sin que lo sea. Nos hemos perdido dos semanas y media de convivencia pero estamos hablando sólo del principio. Creo que han sabido reaccionar a tiempo y por eso tienen mi oportunidad. Quiero disfrutar de Gran Hermano y anoche pude volver a hacerlo. Y yo espero que el mínimo que se ha marcado en audiencia no sea más que un impulso para reaccionar, trabajar, analizar errores, tratar de mejorar, mimar el formato y simplemente hacer Gran Hermano todos juntos.

Por supuesto, mantengo muchas de las cosas que he dicho en las últimas semanas al margen del 24 horas. Hay decisiones con las que sigo sin estar del todo de acuerdo y que pienso que pueden mejorarse. Pienso, por ejemplo, que la mecánica debería estar más ligada con el lema revolucionario de esta edición, pienso que las nominaciones a la cara perjudican al desarrollo natural del juego y pienso que hay colaboradores sustituibles en El Debate, entre otras cosas. Todo esto lo sigo pensando. Pero afortunadamente todo esto son matices, unos más grandes que otros, pero hay un camino por recorrer y Gran Hermano ha dado el primer paso, el más grande, devolviéndonos el #GHDirecto y yo voy a estar ahí.

Seguiré alabando lo que me guste y criticando las decisiones con las que no esté de acuerdo. Al final, esto es Gran Hermano y los espectadores nos movemos por pasiones, somos de pata negra y vamos a saltar de alegría, a llorar de emoción y a gritar de indignación. Es la magia de este concurso que nos despierta tantos sentimientos. Pero ante todo, ahora podré verlo y podré conocer a los auténticos protagonistas de esta edición: los concursantes.

Para los que me preguntáis, por supuesto que sí, vuelven al canal mis análisis de la convivencia. Y os espero allí este fin de semana para comentar las primeras impresiones sobre los concursantes y para celebrar el regreso de Gran Hermano. ¡TENEMOS VIDA EN DIRECTO!

Gracias por estar ahí, por vuestra lucha, por vuestra compañía y apoyo. Me habéis emocionado mucho con cada mensaje que he recibido en estos días. Y lo de anoche fue brutal. Le dais sentido a todo esto. Y sois el corazón que hace latir este formato y que me impulsa a seguir compartiendo públicamente todas mis teorías. GRACIAS.

1 comentario:

  1. Arriba GRAN HERMANO!!! POR fin ha vuelto el programa a su esencia ""LA VIDA EN DIRECTO"" Espero no desilusionarme y poder seguir Gran Hermano al igual o mas que otras ediciones de GRAN HERMANO. Gracias Jesús por todo!! Está claro que solo opinas sobre este programa pero te mereces tener un puesto ahí sea el puesto que sea.

    ResponderEliminar