21 mar. 2016

Carlos Lozano es el mayor estratega de GH VIP

El concurso está en una fase decisiva y la estrategia se encuentra a la orden del día, todos la tienen pero no todos la reconocen. La estrategia no debe ser vista como algo negativo pero muchos la niegan en su beneficio, y algunos juegos son más visibles y otros más sibilinos. Lo que tampoco contemplo es que un estratega juzgue a los demás por serlo porque llegamos al punto en el que se intenta manipular la proyección que se da al público, tanto de los actos propios como de los ajenos.

La doble vara de medir de algunos espectadores me hace mucha gracia. Cuando Carlos Lozano se ve implicado en una estrategia se aplauden los movimientos y se llena la gente la boca para decir que esto es un concurso, sin embargo, cuando otros participantes la realizan en su perjuicio se habla de juego sucio. Otro ejemplo podría ser que cuando Carlos Lozano utiliza los momentos de directo para disparar dardos envenenados en contra de todos sus compañeros se aplaude como una defensa oportuna pero, sin embargo, cuando ante estos ataques los compañeros saltan para defenderse se habla de oportunismo… hombre, si os parece se quedan callados ante la ristra de acusaciones que tienen que escuchar sin poder pronunciar una palabra. Sinceramente, pienso que cualquiera saltaría. A pesar de que también reconozco lo incoherentes que son los argumentos que algunos utilizan para defenderse, pero al fin y al cabo, la reacción de hablar la entiendo.

Yo he defendido que Carlos Lozano ha sido uno de los mejores concursantes de esta edición, y lo mantengo, porque como concursante ha dado momentos impagables y su estrategia ha destapado muchas caretas, pero recalco, su estrategia. Lo que detesto de un concursante es que trate de tomarnos el pelo a la audiencia. Cuando un  concursante vende, constantemente, que no sabe hacer números y que juega de corazón me hace desconfiar porque eso no se dice, se demuestra, y Carlos ha demostrado lo contrario. Como espectador, me siento engañando cuando un concursante trata de convencerme de que juega con una baraja distinta a la que tiene en la mano, y eso es lo que hace Carlos Lozano. Él tiene unas cartas en la mano que jamás voltea, no las comparte con la audiencia, pero juega con nuestra confianza para que creamos que nos dice la verdad con respecto al mazo con el que realiza sus movimientos, sus cartas no son los corazones pero nos vende tenerlos, sin embargo, como buen estratega, hace todo lo posible por conocer cuáles son las cartas de sus rivales, y en los momentos más críticos de la partida los desvela ante el grupo y ante el público para dejar en evidencia su juego.

Para los que digan que en la casa no saben cuándo están en directo, aclararles una cosa. Quizás no lo saben con exactitud, pero lo intuyen con clara facilidad. Primero porque, tanto en la casa como en plató, se escuchan unos pitidos cuando se encuentra cerca el arranque de la gala/debate/límite, segundo porque se les solicita cambio de pilas general y tercero porque se encienden unos focos que no son los habituales con los que conviven. Además, y como es lógico, cuando el súper se dirige a ellos durante una gala, ya sea para nominar, pedir alegatos, posicionamientos, etc., se sobreentiende que esos momentos cruciales son emitidos en directo.

El problema no está en jugar sino en negar el juego y vender a la audiencia una falsa realidad. Ahora se está lapidando la estrategia que se montó para salvar a Dani Santos de la nominación, cuando la primera semana de concurso fue Alejandro el que dio sus puntos a Javi Tudela para que pudiese gozar de ese mismo privilegio. Qué rápido se nos olvidan las cosas…

Carlos siempre ha jugado por libre y nunca ha sido parte de un grupo, algo que es totalmente lícito porque el premio se gana de forma individual, pero lo que no se puede hacer es camuflarte como parte de uno para dejarlos en la estacada en el momento que más te interese, traicionando su confianza al destapar ante todos las cartas que tenían en la manga y vender tu santidad cuando has sido en muchas ocasiones parte de ese juego coral.

Carlos Lozano sabe mucho de televisión, ha presentado uno de los talent show más importantes de la historia de la televisión, “Operación Triunfo”, el cual tiene mucho de reality y donde también tenía su parte de pizarritas para la salvación. En muchas ocasiones ha medido sus puntos a la hora de votar, ha jugado con la distribución de cantidades y ha sabido nominar según el momento en el que le haya tocado hacerlo, sabiendo quién lo había hecho ya y quién quedaba aún por disparar sus puntos. Todo esto me parece fantástico y lo admiro en un concursante, pero cuando me tratan de vender otra moto para mí lo pierden todo.

Hay que tener en cuenta, también, que el no ser parte de un grupo no te impide jugar. Carlos tiene muy claro que todos los habitantes de la casa son sus rivales, TODOS, y a todos los tiene que vencer. Sabe provocar situaciones para generar conflictos que se podrían haber evitado, para situar en la picota, cada semana, a un participante al que destruir.

Carlos Lozano es el mayor estratega de la edición. Quiero aclarar que ser estratega no es algo negativo, no utilizo esta definición de forma despectiva, sin embargo, Carlos y muchos de sus seguidores sí la utilizan como condena para los demás, pues parece que el único con derecho a jugar es él. Carlos juega, nunca deja de hacerlo y con quien más juega es con la audiencia. Y para acabar, sólo quiero añadir que si Carlos Lozano gana este concurso habrá sido por méritos propios, por saber jugar y por saber aplicar su estrategia durante tres meses dentro de la casa. Será una victoria más que merecida, aunque haya llegado a un punto en el que a mí su juego me produzca cierto rechazo porque como espectador me siento engañado al ver que enmascara una realidad, pero alabo lo gran concursante que ha sido, lo que nos ha hecho disfrutar y la responsabilidad que ha demostrado al conocer en qué juego entraba.

1 comentario:

  1. Me parece que tienes bastante razón. Me gusta bastante y además él grupo de Fran, Ale y Carlos era él mejor. Y se ha separado por Carlos. De todas formas no puedo dejar de darle él premio a él ya que nos ha hecho disfrutar como nunca!

    ResponderEliminar