4 mar. 2016

Charlotte merece la expulsión que no le impuso la organización

La casa ha dado un salto en el tiempo brutal, porque en una sola semana hemos visto salir a cuatro participantes. La semana pasada fue Rosa Benito la elegida de la audiencia para irse, el domingo era Julián Contreras el que abandonaba Guadalix de forma voluntaria tras una fuerte discusión, el miércoles lo hacía Belén Roca por motivos familiares y ayer era Sema el expulsado del público. Tan sólo 7 personas quedan en convivencia, de los cuales cuatro se enfrentan a la siguiente decisión de los espectadores. Charlotte está nominada disciplinariamente, y a ella se suman Carlos, Rappel y Laura.

Hay muchos rumores sobre si entrarán, o no, nuevos VIPS a la casa. De no ser así, el próximo jueves ya solo quedarán seis y el aire que se respirará en Guadalix será, claramente, de recta final, pero el programa tiene unos plazos que cumplir, por lo que quizás sí decidan ingresar a más habitantes, ya sean nuevos o repescados… quién sabe… Yo me inclinaría más por el no, ya que el próximo lunes se cumplirán dos meses de concurso y se podrían considerar un tanto injustas esas entradas, aunque, mirándolo con otra perspectiva, quizás entre alguien que merezca arrebatar el maletín a estos concursantes que, sinceramente, ninguno me despierta el impulso de desear su victoria. A día de hoy pienso que una final justa sería la que se disputase entre Carlos y Laura, con un tercer lugar para Alejandro, situándolos en el nivel de protagonismo que han tenido a lo largo de la edición, sean cuales sean los motivos por los que han acaparado más minutos de pantalla, pero su presencia algo ha removido un reality que en muchos momentos ha dejado bastante que desear por la poca implicación de sus participantes.

No me voy a detener mucho a hablar sobre el tema candente de la semana porque ya entré en brote en un vídeo el pasado miércoles, contando lo injusta que me ha parecido la actuación del programa con respecto a lo sucedido, por permitir que se cruzasen los límites, por censurar al espectador la realidad de lo ocurrido dentro de la casa y por no tomar una sanción tajante con respecto al lamentable episodio. Os dejo el vídeo por si no lo habéis visto y tenéis interés en conocer mi opinión al respecto:


Si de Gran Hermano se expulsó a Indhira por tirar un vaso de agua, el cual sólo te moja, no llegó a entender que las medidas no fuesen igual de duras con Charlotte (y Belén en el caso de haber continuado en concurso, y a la que le deseo una pronta recuperación de su madre porque me apena mucho que haya tenido que salir de GH VIP en estas circunstancias) que cometieron un acto que atentaba contra la salud y la higiene de un compañero.

Creo que la decisión por la que ahora debemos pagar el público con nuestro dinero la debería haber tomado la organización, sacando a Charlotte de la casa. Hacer campaña en su contra me da bastante pereza, es una concursante que como reserva fue un auténtico fracaso y que por lo único que ha destacado es por desear hacer daño a sus compañeros y no arrepentirse de ello. Se retrata ella misma.

Me parecería mucho más divertido luchar por la expulsión de Rappel que está quedando por los suelos como vidente y su actuación como concursante es más que cuestionable. Pero, evidentemente no lo haré, porque el asunto de Charlotte va más allá del juego, por lo que no es algo divertido sino algo serio. No se debe consentir que continúe dentro de la casa, no se le puede premiar con la salvación, y esta semana la audiencia debería dejarse de luchas absurdas y concentrar su voto sin separatismos de grupo, a por una concursante que no merece su sitio dentro de esa casa y que a nosotros, como espectadores, es a los primeros que nos está faltando el respeto ofreciéndonos la imagen que está demostrando.

También creo que es justo que decir que, sea como sea Charlotte, me parecieron muy bajunos los comentarios que utilizó Fran para hacerle daño, incluyendo su dosis de información del exterior. Este señor debería estar ya en la calle por parte de la organización, pero se le consiente que haga lo que le dé la gana. Nadie se tiene que ver con el derecho de juzgar a otra por su físico, por el maquillaje que use y las operaciones que se haya hecho. Cada cual actúa en su libertad de vestir y hacer con su cuerpo lo que le plazca para sentirse a gusto consigo mismo, y si a alguien le molesta que mire para otro lado. Fran ha entrado muy resabiado, sin parar de pensar en las cámaras y utilizando la demagogia de una forma muy sucia.

A la hora de la salvación también vi un comportamiento en él que no me gustó. Ni me gusto lo que hizo Fran, ni tampoco lo que hizo Carlos, ya que Carlos jugó a lavarse las manos para que cuando Fran propusiese la opción de salvarse a sí mismo lanzarle un órdago que lo dejaba mal ante la audiencia, al decirle “tú sabrás si debes salvarte a ti mismo”. Tampoco puedes ser parte de una decisión para después recriminarla. Y por parte de Fran, lo que no me gustó fue su dosis de cobardía, aunque puedo entenderla porque se convirtió en el primer expulsado de la edición. También pienso que Fran se ha situado a la sombra de Carlos al verlo como un caballo ganador, pero que le interesa tenerlo en la palestra por si salta la liebre y puede quitarse un rival tan fuerte del juego y quedarse con su poder dentro del programa.

Y a todo esto, siguen pasando semanas y Raquel Bollo no sale nominada… al final se nos cuela en la final de rebote, habiendo pasado por el concurso sin pena ni gloria… bueno, en lo poco que ha destacado hemos visto más pena que gloria, la verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario