16 mar. 2016

Si os he decepcionado, lo seguiré haciendo

Hoy quiero escribir un post distinto, no voy a comentar GH VIP sino que os voy a explicar mi forma de comentarlo y lo que hay detrás que no veis, ya que algunos de vosotros lleváis unos días girando mis argumentos, poniendo palabras en mi boca que no he dicho y me habláis de decepción, simplemente por no opinar lo que os gustaría que opinase. Si eso os decepciona, lo seguiré haciendo, ya que yo opinaré lo que yo considere que deba opinar y mostraré mi apoyo al concursante que sienta que lo merece, no al que se lo demuestre una mayoría para gozar con vuestro respaldo. Siempre he dicho lo que he sentido al ver los realities y a estas alturas no voy a dejar de hacerlo.

Siempre agradezco el apoyo y las muestras de cariño que me dais, que son muchísimas. Jamás imaginé que por escribir un blog o por hacer vídeos pudiese llegar a tantísima gente, la cual pueda llegar a empatizar con mi forma de sentir un programa de televisión. Y, evidentemente, desde el primer día también he recibido críticas, esto no es algo nuevo sino que desde que comencé a manifestarme públicamente sabía que habría gente que se posicionaría en contra de mis argumentos, algo que también me parece fantástico.

Digo que me parece fantástico porque a mí me encanta meterme en el barro y debatir sobre un reality, exponer mis argumentos y poder rebatir lo que me exponga otra persona que no está de acuerdo conmigo. Siempre que alguien me escribe y lo hace con educación le respondo y le expongo el porqué de mi pensamiento. Para mí hay una diferencia muy grande entre debatir y discutir. Yo nunca entro en peleas absurdas, y en el momento que siento que se me falta el respeto dejo de contestar, por mucho que me sigáis escribiendo y mencionando por redes sociales esperando la respuesta que nunca llega (a veces simplemente no contesto porque sois muchos, no vayáis a pensar ahora que cuando no os conteste a un tweet es porque sienta que me faltáis el respeto, coherencia por favor). Esto es Gran Hermano, un juego, un programa de televisión. Lo veo y lo comento para divertirme pero nunca lo llevo al terreno personal y jamás insulto a los concursantes, colaboradores o espectadores. Mis críticas a veces pueden ser más duras y otras veces más benevolentes, pero no dejan de ser críticas y nunca he defendido que yo me encuentre en posesión de la verdad. Yo no cuento la verdad, es imposible hacerlo. Yo os expongo mi realidad, la que yo siento, mis pensamientos, pero nunca lo he considerado LA VERDAD, como algunos sí tratáis de imponerme la vuestra. Sin ir más lejos, hace pocos días me llegabais a cuestionar en hechos objetivos que se pueden comprobar, como que los concursantes que abandonan el programa voluntariamente no son vetados en los platós de televisión, cuanto más lo hacéis ante una opinión que no es más que eso.

Hay muchos de vosotros que sí entendéis mi postura y, aunque no estéis de acuerdo con lo que pueda decir, me lo rebatís de forma impecable y me encanta que lo hagáis porque mi opinión es tan válida como la vuestra. Yo no sitúo mi forma de pensar por encima de la de nadie, yo simplemente muestro mi opinión.

Algunos igual estáis un poco perdidos y no entendéis el motivo por el que varias personas me han escrito hablándome de su decepción. El caso es que he decidido apoyar a Laura Campos y Dani Santos en este VIP, en vez de a una de las grandes fuerzas del concurso y entre quienes probablemente se encuentre la victoria, Laura Matamoros y Carlos Lozano. Yo me alegré muchísimo al saber que entraban nuevos participantes y deseaba ver aparecer en ellos al ganador que no había encontrado entre los concursantes que se encontraban en competición. Más me alegré al saber que los aspirantes eran los que eran, porque los cuatro me parecían grandes bazas para realzar una edición bastante apagada. Y, cuando se conoció la selección de Laura Campos y Dani Santos decidí apostar por ellos, porque ya los conozco como concursantes y fueron grandiosos en sus respectivas ediciones, una coronándose como ganadora y el otro como finalista, por lo que esperaba un gran juego por su parte, y aún no me han decepcionado.

Tan sólo llevan cinco días dentro de la casa, y siempre he dicho que mi apoyo a los concursantes nunca es incondicional, hagan lo que hagan. Si hacen algo que pienso que se sale de lo que yo pueda considerar positivo en un concursante lo diré, y les retiraré mi apoyo porque no puedo estar defendiendo algo en lo que no creo, por eso no apoyo a ninguno de los participantes que iniciaron esta aventura, porque no creo en ellos. Y muchas de las cosas que he advertido que pasarían lo han hecho, en cierta forma el tiempo me ha dado la razón, igual que en otras he podido estar equivocado. Ayer comprobábamos como Fran, Alejandro y Carlos nunca han sido un grupo, simplemente jugaron a tener una unión temporal por cuestiones de concurso, algo totalmente lícito, pero su juego siempre ha sido individual.

También he leído comentarios diciéndome que en GH 16 mis exposiciones eran excelentes pero que ahora no doy una. Yo sigo siendo el mismo, sigo viendo el programa con los mismos ojos y mis dedos siguen tecleando de la misma forma. GH 16 es pasado y, evidentemente, si tus favoritos coincidían con los míos disfrutabas leyendo argumentos que reforzaban tu defensa, pero en un reality no siempre debes coincidir en gustos con la gente que los analiza. Que ahora yo demuestre mi apoyo a concursantes que no coinciden con los que son tus favoritos no debe suponer que mi criterio ya no sea válido, lo es tanto como el tuyo, simplemente que puede contradecir tus ideas o darte una visión del juego que no te interesa leer. Que también os digo, nadie está obligado a leerme ni a compartir su opinión conmigo, lo digo porque parece que en ocasiones yo deba estar en deuda con mis seguidores y escribir lo que la mayoría quiera leer en estas líneas. Precisamente la base del blog es la opinión, por eso se llama “HABLAMOS DE TELE” porque quiero que lo hagamos todos juntos, vosotros y yo, y que todo el mundo se sienta libre de opinar, desde el respeto, lo que considere sobre el reality y se puedan abrir hilos de debate que pueden enriquecer nuestra forma de vivir el concurso.

Y como escribo lo que quiero, comparto siempre mis ideas con vosotros y me manifiesto según lo que siento, hoy he querido haceros parte de esto. Sé que mucho entenderéis mi postura y otros no, como siempre, pero aquí queda expuesta. Lamentablemente, si por mostrar una opinión contraria a la vuestra implica que os decepcione, os seguiré decepcionando. Para mí no es así, sigo a mucha gente, leo muchas opiniones y me encanta reafirmar mis ideas con opiniones que la apoyen y ampliar mi visión del concurso leyendo otros puntos de vista que no coincidan con el mío. Gracias, siempre, por estar al otro lado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario