30 nov. 2015

Así se vive El Debate de GH 16 desde plató

Los que me seguís en Twitter (@HablamosdeTv) o leéis habitualmente el blog ya sabréis que esta semana me han invitado a disfrutar de La Gala y El Debate de Gran Hermano desde plató. Algunos con mucho ojo me escribisteis diciendo que me habíais visto. El viernes ya os contaba cómo se vive una gala, desde luego fue una experiencia magnífica, y hoy os traigo mi forma de vivir El Debate en primera persona.

Como, en esta ocasión, ya era la segunda vez que iba a plató no iba tan nervioso ni me impactó tanto entrar allí, pues ya sabía cómo era. A diferencia de la gala, que nos asignaron un lugar, nos dejaron sentarnos donde quisiésemos y yo traté de elegir una zona donde tuviese la mayor visión posible, aunque una grada siempre te quedaría de espaldas, en este caso fue la de grandes hermanos, pero eso también permitió que los tuviese más cerca e, incluso, que pudiesen hacerse selfies con nosotros, porque al contario está prohibido, es decir, el público no puede sacar fotografías.

El Debate es un programa mucho más desenfadado que la gala. Desde antes de empezar se puso música en plató, para empezar a activar al público, y comenzaban las primeras reacciones con la entrada de los colaboradores. Algunos se dirigían al público y se acercaban, tanto al principio como durante los cortes de publicidad, y otros preferían salir o mantenerse en su sitio. Yo noté muy buen ambiente, aunque después por televisión los veamos gritándose y parezca que se lleven mal. Cada uno defiende a capa y espada a sus favoritos pero no deja de ser un juego.

A diferencia de la gala, en El Debate sí hay animador del público, Víctor, un chico majísimo que daba pequeñas instrucciones. Recalco lo de pequeñas instrucciones porque, como sucedía en la gala, el público es libre de pronunciarse como sienta ante las opiniones de los colaboradores, pero por ejemplo, cuando suena música sí que nos animaba a bailar o cuando íbamos a publicidad subía las manos para que aplaudiésemos con más intensidad, pero no se dirige la opinión que el público debe pronunciar con sus reacciones.

Respecto a los presentadores, la forma de trabajar de Jordi González es muy distinta a la de Mercedes Milá. No quiero decir con esto que uno sea mejor que el otro, ambos son sumamente profesionales, simplemente son distintos. Mientras Mercedes Milá hace suyo el texto que debe ir leyendo para presentar los vídeos, insertando todo tipo de comentarios no escritos y opiniones, Jordi lee textualmente lo que hay marcado en el guión, variándolo mínimamente, quizás en alguna ocasión por sinónimos, pero tiene la capacidad de que no parezca que está haciendo una lectura simple.

Algo que me fascinó de Mercedes Milá es su implicación con el programa, pues no pierde ripio de cada vídeo, presta máxima atención a todo lo que se emite y, como una espectadora más, opina y reacciona. Sin embargo, Jordi, cuando da paso a un vídeo desconecta, se retira a su mesa, utiliza su teléfono móvil… pero pocas veces se detiene a ver las imágenes.

Quienes sí están más atentos a los vídeos son los colaboradores, no todos, pero es evidente que deben atender para tener claro lo que se está emitiendo y así, después, poder opinar. A algunos de los expulsados, el regidor, en varias ocasiones, tuvo que llamarles la atención para que prestasen atención a los vídeos porque es muy importante saber de qué se va a hablar. No daré nombres.

En el plató todo está mucho más vivo porque estás compartiendo el programa con un gran grupo de personas, que reacciona y opina. Un momento fantástico de la noche fue la llamada de “Churrasca” a Ricky, el plató estaba en silencio y alucinando con sus palabras. Y otro momento en el que se notó el asombro fue cuando vimos a Aritz desnudarse para reclamar el agua caliente que habían gastado Ricky y Sofía, que se ducharon juntos, él desnudo y ella en bikini.

Vivir El Debate desde plató fue muy divertido. El poder sentir esa cercanía con los colaboradores y concursantes, además de poder pronunciarte cuando lo desees es fantástico. Para mí ha sido una experiencia inolvidable que llevaba tiempo deseando vivir, y como amante de Gran Hermano ha sido un sueño cumplido. Agradezco mucho la invitación que me hicieron para asistir a ambos programas por parte de Prensa de Mediaset y espero que pueda repetirse en futuras ediciones.

3 comentarios:

  1. Excelente post!!!!
    Yo fuí el que te dije que te ví por twitter jaja :)
    Contento de que hayas cumplido un sueño tuyo y esperando el vídeo de la expulsión de marina!!!
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Además estuve atento para ver si te veía,y sí,estabas detrás de la grada de los de gran hermano jaja

    ResponderEliminar