20 ene. 2016

Me aburre GH VIP 4

Jamás me ha sucedido algo así con una edición de Gran Hermano. Todo lo que es Gran Hermano me gusta, hay ediciones que me fascinan y otras simplemente me entretienen, pero GH VIP 4 me está aburriendo. Nunca os miento, siempre os cuento lo que pienso y hoy, que tengo esta sensación, no iba a ser menos.

Quizás el problema lo tenga yo, ya que GH VIP 4 es una edición que está arrojando grandes datos de audiencia, por lo que para mí lo fácil sería subirme al carro y decir que es una edición fascinante y lo mucho que me divierte, pero es que no lo siento así.

Siempre he dicho que GH VIP no es Gran Hermano, y no logra producirme las misma emociones, aunque desde luego el año pasado disfruté como un enano viendo todo lo que se cocía entre los concursantes de la tercera edición, pero este año mi interés por ellos es muy bajo.

He de reconocer que lo seguiré viendo porque Gran Hermano es un programa que me gusta, pero como no haya un cambio que logre mantenerme pegado a la pantalla de la televisión me notaréis más ausente, comentando poco el #GHVIPDirecto y no hablando mucho del programa por el blog. Para mí esto es un hobby y no una obligación, soy totalmente sincero con vosotros, por lo que si no me apetece escribir no lo voy a hacer. Lo siento.

Los platos fuertes de esta edición están siendo grandes decepciones, como por ejemplo podría mencionar a Rosa Benito, Raquel Bollo, Sema o Laura y Javier. Al igual que en un principio felicité al equipo por el gran casting que nos habían presentado en la gala de estreno, hoy tengo que decir que no me apetece ver la convivencia de este grupo de personas.

Me quejo mucho de que se prime el espectáculo que puedan generar fuera, hablando de su vida privada, que analizando el propio juego y la convivencia, pero por otro lado también entiendo que son concursantes que están generando muy pocos contenidos y de algún modo tienen que exprimir su presencia dentro de la casa. Desde el principio consideré un error la convivencia de los “hermanísimos”, sobre todo desde que vi cómo Laura utiliza constantemente su vida externa a la convivencia para tener su dosis de protagonismo. Estoy deseando que sea expulsada y que, si quiere continuar con su despotrique, lo haga en el plató de televisión que corresponde, el de Sálvame Deluxe.

Conectar con el #GHVIPDirecto cada vez me causa menos interés, porque veo a la mayoría en una actitud demasiado pasiva y en el momento que se enciende alguna mecha, los encargados de seleccionar las imágenes de esa emisión cambian de cámara para que no nos enteremos de lo que está sucediendo, por lo que si antes, cuando tenía algún rato libre, lo dedicaba a conectar con la casa, ahora mismo es algo que me apetece hacer en pocas ocasiones.

Las galas sí las seguiré viendo, pase lo que pase, o eso creo… son más dinámicas, me entretienen y te logras enterar de lo más destacado de la semana, sin profundizar mucho. Los Debates también me gustan, aunque me sobra algún colaborador que otro, principalmente Suso, que es un ex concursante que ha insultado al formato y a sus espectadores y, sin embargo, le dan un lugar en la grada de expertos, para que quede en evidencia cada vez que abre la boca, pero claro, entiendo que es el concursante de GH 16 que más movimiento genera entre la audiencia más joven, público que asiste a discotecas para verlo, y deben tenerlo allí sentado como un muñequito para promocionarlo, ya que es obvio que por su capacidad de análisis o de soltura a la hora de debatir no tiene su silla.

El programa de “Límite 48 horas”, ambos días, lo he visto empezar pero ninguno lo he visto terminar. A no ser que fuese por un motivo importante, yo nunca había apagado la tele porque no me apeteciese terminar de ver un programa dedicado a GH, y os debo reconocer que ya me ha sucedido con esta edición dos veces, en las dos emisiones de los martes. Quizás estoy un poco saturado de ver lo mismo, de que no se presenten novedades, de colaboradores ansiosos por un minuto de protagonismo y de que se premie el mal gusto. No entiendo cómo, a una concursante como Carmen López, no se le parase anoche los pies, ya que ha abandonado voluntariamente el programa, se ha negado a dar explicaciones y ha rechazado el participar en las secciones que se realizan durante la emisión… para mí fue una burla al público por su parte. Como concursante Carmen me gustó mucho, activó la casa y era un revulsivo perfecto, pero su post GH está dejando mucho que desear.

Creo que se está cayendo en el mismo error que se cometió en GH 16, el cual tanto se criticó, pero insisten en taponar el juego dentro de la casa y en lanzar información del exterior. Se les da los porcentajes, se les hace partícipes de las nominaciones de los compañeros y, para colmo, no todos los concursantes tienen la posibilidad de nominar, lo cual me parece el peor error de la temporada y una forma absurda de frenar el juego y los conflictos. Se puede dar el caso de que salgan expulsados concursantes que nunca hayan tenido la posibilidad de jugar, al no poder nominar. Muy lógico todo…

En definitiva esto es lo que siento, y lo quería compartir con vosotros. No estoy decepcionado porque siempre separo mucho lo que es Gran Hermano de GH VIP, aunque sus conceptos se toquen el enfoque es muy distinto, pero sí que esperaba implicarme mucho más, vivirlo con más ganas y disfrutarlo con una intensidad parecida a cómo lo he hecho siempre, sin embargo, mi interés por verlo cada vez se reduce más… a este paso me convierto en galero.

Y gracias a todos vosotros por estar siempre ahí, compartiendo conmigo impresiones, escribiéndome mensajes preciosos, tanto en privado como por redes sociales, comentarios… sois increíbles, y por eso hoy tenía que ser sincero con vosotros, ya que muchos os habéis dado cuenta de que no estoy tan activo con esta edición de GH VIP.

2 comentarios: