26 sept. 2016

Pablo, Bárbara… los buenos concursantes están en peligro de extinción en GH 17

Gran Hermano 17 está siendo una edición en la que no falta contenido, aunque ese contenido, de momento, se esté monopolizando en una carpeta artificial y en discusiones de alto voltaje faltas de reflexión. Hay una guerra abierta que se está cobrando a sus primeras víctimas por una cuestión de mayoría y no por una lucha limpia, lo que va a provocar que se queden dentro de la casa los concursantes más insignificantes y veamos fuera a los que tendríamos mucho por exprimir de ellos. Es por eso que digo que este año los buenos concursantes se encuentran en peligro de extinción y habría que hacer algo por frenarlo.

Creo que con la salida de Pablo perdimos a uno de los mejores concursantes de esta edición, por no decir el mejor, y que si la próxima expulsada es Bárbara (todo apunta a ello), su expulsión también será irreparable dentro de la casa. Obviamente ningún concursante es imprescindible y la vida en Gran Hermano continuará, pero sí que hay participantes que engrandecen la edición y que tras su partida se nota su pérdida, sin embargo, otros pasan por el reality sin pena ni gloria o, tras su expulsión, el público incluso disfruta más de la edición como ha pasado con la salida de Álvaro, que era necesaria y ahora estamos evitando escuchar determinado tipo de comentarios que herían a muchos espectadores.

La mecánica de este año está siendo bastante caótica. A mí como espectador me está transmitiendo una sensación constante de improvisación, de no tener atadas las normas ni cuál será el siguiente paso que den, y eso no es positivo. Puedo poner varios ejemplos, desde que se den varias versiones o interpretaciones sobre cuáles son las reglas del Club hasta que se monte un Contraclub con una mecánica que afecta de forma directa a la edición, para su cancelación en dos horas. Y el problema es que el público está conociendo las noticias a destiempo y está votando sin tener todas las cartas sobre la mesa. De hecho, yo sigo sin tener del todo claro si la próxima expulsión será definitiva porque aunque el Contaclub haya muerto tampoco se ha puntualizado cuál será la mecánica a seguir a partir de ahora y en qué términos se va a realizar la repesca, si es que se realiza.

Pablo ha sido víctima de todo esto. Curiosamente ayer se le refería en El Debate que los porcentajes de votación dieron un sorpasso del domingo al martes, aludiendo al episodio de los calcetines como motivo del vuelco en la decisión. Yo me permito ponerlo en duda, ya que la gente que apoyaba a Pablo entendió la situación y no fue algo tan grave como para que cambiasen de parecer en su línea de votación. Sin embargo, lo que sí sucedió el domingo, que se desconocía el día que se abrieron las líneas, fue que se comunicó la existencia del Contraclub y la entrada de Maite Galdeano, por lo que mucha gente sí vio como un filón el enviar a Pablo allí por el morbo de ver cuál sería su reacción en la convivencia con “La Elegida de Dios”, para después repescarlo. Protegiendo así el juego que estaba dando Miguel, quien por cierto ha perdido mucho protagonismo desde la salida del gofrero, y teniendo a Pablo a buen seguro en el Contraclub para devolverlo a la casa cuando esa historia terminase.

Como el mismo Pablo ha defendido desde que comunicó su deseo de abandonar, lo hizo porque eso no era Gran Hermano sino que era un juego artificial y teatral. Posteriormente, las mismas protagonistas seleccionadas como “consejeras” también le han dado la razón. Y ahora, tras la decisión de la dirección de cancelar el Contraclub, la propia organización le ha otorgado la razón a Pablo al no continuar adelante con esa mecánica. Por lo que considero que la expulsión de Pablo se ha visto directamente influida por unas circunstancias irreales, tan irreales como que ya no existen, y que debería optar a ser repescado como mucha gente está demandando porque la audiencia lo expulsó en calidad de aspirante a una repesca, el problema está en que el puente para esa repesca era débil y el camino se salía de la definición de este reality. Otro concursante podría haber aceptado esas circunstancias, pero porque no habrá entrado a vivir Gran Hermano. Y no salió por cobardía, como trataba de acusarle ayer Marta López, porque es de ser muy valiente el tomar la decisión de abandonar el programa al verse envuelto en un episodio que no correspondía como, repito, el propio programa ha reflexionado, viéndolo inapropiado y procediendo con su cancelación.

Pasando a Bárbara, creo que hay más gente deseando su vuelta a la casa, sin haber salido aún, que deseando su expulsión. La campaña por redes de esta semana es súper curiosa porque se basa en un rezo constante para que la caja que tiene Bárbara en su poder sea la que otorgue la vida extra.

Ayer hice una encuesta en mi Twitter para conocer el interés real que existía con respecto a la salida de Bárbara y, en este momento, más de un 50% de los votos prefieren la permanencia de las tres nominadas y sólo un 24% va dirigido en contra de Bárbara. Por lo tanto, es más que evidente que, aunque el proceder del concurso es la irremediable salida de una de las expuestas y todas las papeletas las tenga Bárbara, no es más que el resultado de una mecánica bombardeante para la minoría y para el deseo real del público.

Puedo estar de acuerdo en que las formas de Bárbara no están siendo las mejores, pero pocos concursantes dentro de esa casa pueden presumir de tenerlas. A ella se le han ido de las manos algunas situaciones y ha terminado insultando, pero también hay que entender que se pueda estar sintiendo acorralada por el grupo que tampoco se queda corto en dedicarle insultos a ella. Creo que Bárbara está siendo una concursante muy necesaria que siembra la discordia y nos permite a los espectadores observar las reacciones del resto y ver sus verdaderas caras. Y como villana está siendo impagable, incluso le otorgo la razón en varias de las causas que defiende, pues creo que es de las pocas que lucha por no seguir lo que dicten unos líderes que se piensan dueños de la casa por tener la responsabilidad de cocinar para el grupo.

Por cierto, no estaría de más que los miembros del Club tuviesen una privacidad a la hora de nominar, aunque esas nominaciones también sean visualizadas a través del monitor por los demás componentes, ya que Fernando no está nominado porque interrumpió y presionó a Bárbara, junto a Pol, cuando ésta quiso darle los puntos y, de haberlo hecho en privado, nada le hubiese parado a hacerlo.

Confío en que la organización tome buena nota de todo lo que se está debatiendo en redes y nos presenten una mecánica mucho más estructurada, justa para todos, reparando los errores cometidos, visible para el espectador y en la que el público tenga algún medio para no verse obligado a sacrificar a los mejores concursantes de la edición porque, si continuamos así, la especie se extinguirá de forma definitiva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario